Foto referencial

Ayer, pasadas las 6:30 de la mañana, fue abierto el paso fronterizo por los puentes internacionales Simón Bolívar, Francisco de Paula Santander y Unión, después de la conversación telefónica que mantuvieron el lunes en la noche los presidentes Juan Manuel Santos y Nicolás Maduro, y en la que acordaron restablecer el cruce entre Colombia y Venezuela, luego de que el mandatario venezolano ordenara el cierre hasta el 2 de enero de 2017. 
Sin embargo, desde el sábado pasado, cuando un grupo de mujeres rebasó el cordón de seguridad militar que resguardaba la estructura de Ureña, para pasar a Colombia con el fin de comprar alimentos, el paso no volvió a ser interrumpido por los funcionarios. El corredor familiar humanitario se cumplió con el paso de grupos de 50 personas con recesos de lapsos de 10 minutos. De acuerdo con fuentes consulares fronterizas, más de 22.000 personas cruzaron la frontera ayer.
“No me revisaron. Imagínese, aquí no hay nada”, dijo Zulay Quintero, quien contó que pasó a Cúcuta a comprar arroz, aceite vegetal, azúcar
y harina. Alí Carrasco y Carmen de Carrasco, un matrimonio de sexagenarios, también pudieron cruzar. “Vamos a pasar Navidades con nuestros hijos. No vamos a comprar nada y estamos cansados”, se quejó Carmen, disgustada por tener que “hacer y deshacer” maletas con los recurrentes cierres de los pasos limítrofes, reseñó la agencia AFP.
Para Marta Cárdenas, colombiana, de 51 años de edad, que vive en Venezuela, la reapertura de los cruces peatonales representa “un respiro” ante los problemas diarios, agravados en los últimos días por la falta de efectivo entre largas colas frente a agencias de bancos públicos y privados. Con el regreso temporal de los billetes de 100 bolívares, la situación se ha ido normalizando desde el lunes en la tarde.
El mandato del Banco Central de Venezuela sobre las restricciones para sacar dinero en efectivo del país tampoco se cumplió. Las personas que cruzaron la frontera reconocieron que no tuvieron que justificar el tener en su poder 300 unidades tributarias o su equivalente a 35.400 bolívares.
“Sí me revisaron, pero pacíficamente. Traigo puro mercado porque ha bajado un poco el precio de los productos”, señaló un hombre de la tercera edad. Pocas monedas. Alejandro García, alcalde de Pedro María Ureña, dijo que era inaceptable la angustia y zozobra a la que fue sometida la población fronteriza con las amenazas de bloqueo: “Esta frontera se abrió hace tres días por presión de los ciudadanos que dijeron: ‘O abren o abrimos’, y la Guardia Nacional, al ver esa cantidad de gente, los dejaron pasar”. 
García señaló que en Norte de Santander no estaban recibiendo moneda venezolana. “Han humillado a los comerciantes que nos vendieron alimentos y medicinas”, afirmó. La información fue confirmada por viajeros que no pudieron comprar pesos colombianos con bolívares en casas de cambio ni con billetes de ninguna denominación: “Ni de 20 ni de 50 ni de nada”, señaló la viajera Licel González.
César Rojas, alcalde de Cúcuta, indicó que estaba de acuerdo con reabrir la frontera para darle dinamismo económico a la zona. Señaló que con base en el informe de la Asociación de Cambistas, en Cúcuta solo hay 1.500.000 bolívares. “Hay que decirle al gobierno nacional que ellos pueden recoger estos billetes de 100 bolívares y se los entregue al señor Maduro para que no siga estigmatizándonos”, dijo.
Daniel Aguilar, presidente de Fedecámaras-Táchira, lamentó que ambos gobiernos no tomaran en serio la situación fronteriza y exigió a Santos y a Maduro crear verdaderas acciones de seguridad para evitar mafias, contrabando e ilegalidades. “Revisen a los funcionarios que custodian la frontera. Algunos están  involucrados en eso”, afirmó Aguilar. 
Esfuerzo bilateral. El ministro de Defensa de Colombia, Luis Carlos Villegas, anunció ayer nuevas medidas de refuerzo en los pasos fronterizos con Venezuela, luego de su reapertura gradual, en especial en la región del Catatumbo y en el departamento de La Guajira, señaló la agencia EFE.
Villegas manifestó que el esfuerzo que se ha hecho en la frontera entre los dos países está a la vista. “El contrabando de Venezuela hacia Colombia prácticamente ha cesado, incluida la gasolina, esa ya no es una práctica que se vea en la frontera”, aseguró. El ministro agregó que “lo que queda de contrabando está por esas vías que están identificadas por los dos países y sobre las cuales se actuará para deshabilitar esas trochas en los próximos días”.

Información. El Nacional

Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top