Rubén González, dirigente sindical y vocero del Movimiento de sindicatos de base, Mosbase, rechazó el anuncio que hicieran Aristóbulo Istúriz, Diosdado Cabello y Francisco Rangel Gómez, acerca de que los hechos ocurridos en Ciudad Bolívar solo se trataron de saqueos por parte de unos desadaptados organizados por la oposición. “Aquí lo que realmente pasó fue que hubo saqueos propiciados por el gobierno nacional”.

Explicó que como consecuencia de las políticas económicas implementadas por el gobierno nacional, en especial, la aplicación de un nuevo cono monetario y la eliminación de un plumazo el billete de 100 bolívares, sin aún tener los nuevos billetes disponibles para la circulación, “dejó al pueblo sin dinero, sin comida ni medicinas, quienes se volcaron a las calles producto de la desesperación. La responsabilidad directa es de Nicolás Maduro y su nefasto gobierno”.

“Estos señores, con el mayor descaro, hablan como si fuera la oposición quien estuviera gobernando, cuando la realidad es que el pueblo se está muriendo de hambre producto de la torpeza de Maduro”, precisó.

González advirtió que por otra parte, la situación de presión sobre la población en Bolívar se ha incrementado en los últimos meses, producto de la persecución a los trabajadores de las Empresas básicas y su dirigencia sindical. “Este gobierno forajido utiliza todos los organismos de seguridad del Estado y su poder político para acosar y encarcelar a los representantes de la masa trabajadora en Bolívar. Hoy la nueva víctima es nuestro compañero Orangel Palma, quien tiene calificación de despido por denunciar las irregularidades de Orinoco Iron”.

Hizo un llamado a la población a estar alerta sobre lo que ocurre en el estado Bolívar. “Los trabajadores somos maltratados y perseguidos cuando nos atrevemos a levantar nuestra voz de lucha”, por lo que insistió en que la única forma de parar esta “abominable crisis que agobia a los venezolanos” es cambiar el gobierno por cualquiera de las vías existentes en la constitución.

Diálogo de sordos

Rubén González aseguró que aunque los trabajadores de Guayana estuvieron de acuerdo en un principio en el diálogo entre factores de oposición y de gobierno, por considerarlo como un mecanismo que permitiría la salida pacífica a la actual situación del país, hoy reconocen que sólo le sirvió al gobierno. “Impidió el revocatorio, las elecciones de gobernadores, eligió las autoridades del CNE y acabó con la economía en nuestro estado Bolívar”.

 

Prensa de Solidaridad


Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top