El desempeño operacional y financiero de Pequiven en la era chavista-madurista es bastante deficiente, afirmaron fuentes del sector. Las operaciones se han reducido en las plantas antiguas de los complejos Morón y El Tablazo, que están ubicados en los estados Carabobo y Zulia, y se han concretado pocos proyectos nuevos.
“La única planta nueva de fertilizantes actualmente produce 20% de su capacidad”, aseguró uno de los voceros. La instalación, aledaña al complejo de Morón, entró en servicio hace 18 meses con una capacidad de 1,2 millones de toneladas anuales de amoníaco y úrea, y a un costo de aproximadamente 1,7 millardos de dólares.
Señalaron que hubo tropiezos financieros en la ejecución del proyecto, lo que ocasionó el diferimiento del cronograma en varias oportunidades, “Las autoridades de Pequiven apostaron por obtener recursos mediante el Fonden y el Fondo Chino, pero  eso no ocurrió e impidió la construcción de nuevas unidades petroquímicas pese a la importancia mediática que el presidente Hugo Chávez le dio a esa actividad industrial”, recordó una de las fuentes. 
En 2006 Chávez separó a Pequiven de Petróleos de Venezuela y creó la Corporación Petroquímica Nacional, adscrita al Ministerio de Energía y Petróleo a través del viceministro del área petroquímica. El propósito era impulsar la revolución petroquímica socialista 2007-2021.
El objetivo del plan es ejecutar 82 proyectos en dos etapas (2007-2013 y 2014-2021) para desarrollar industrias aguas abajo del plástico y los fertilizantes, entre otras. Sin embargo, muchas obras se quedaron en colocar la primera piedra y solo se concretó la planta de fertilizantes de Morón. 
Sobre las operaciones globales de los complejos petroquímicos Morón y El Tablazo, las fuentes precisaron que operan a 30% de su capacidad de 3.205 millones y 1.590 millones de toneladas/año, respectivamente. 
Destacaron que es normal la actividad de Pequiven en el complejo de Jose, Anzoátegui, a través de Fertinitro y las empresas mixtas Superoctanos, Metor y Supermetanol, lo que mejora un poco el resultado financiero de la petroquímica que registra pérdidas en la venta de fertilizantes al mercado nacional porque el gobierno no le paga el subsidio. 
La destitución y detención del ingeniero Juancarlo Depablos, presidente de Pequiven, sorprendió al personal porque el ejecutivo posee una experiencia profesional de más de 25 años en el sector petroquímico, dijeron fuentes sindicales que califican la decisión gubernamental de política. 

|Información. @elnacionalweb|

Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top