En 2012 cada venezolano consumía 23 kilos de carne. Sin embargo, 4 años después la ingesta cayó a 7 kilos por habitante, lo que equivale a un descenso de 228,5%, de acuerdo con cifras de Fedenaga.

Manuel Cipriano Heredia, presidente de Fedenaga-Barinas, recordó que  la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura  recomienda el consumo de un animal por habitante; es decir, que se deberían haber consumido 30 millones de reses, pero 2016 cerró con 9,2 millones. Aseguró que este año el gobierno no ha realizado importaciones de animales vivos y que de la producción nacional todavía no hay cifras.

Con respecto a la leche dijo que sugiere un consumo de 120 litros por persona al año y en 2016 se llegó a 50 litros per capita, 70 litros por debajo, que equivalen a 140% menos.

CASA, empresa estatal, importó de Brasil bovinos en pie a 2.146 dólares el kilo, según cifras de la Secretaria de Comercio Exterior de ese país, y a los productores venezolanos les pagó al equivalente a un dólar el kilo, denunció.

Dijo que con la compra de leche en polvo también ocurrieron irregularidades. El gobierno canceló a 5.590 dólares la tonelada, de acuerdo con cifras oficiales de Brasil, mientras que en el mercado mundial se cotizaba en 2.800 dólares promedio. “El Ejecutivo pagó 2.790 dólares por tonelada de sobreprecio,  mientras faltaban divisas para la compra de insumos y semillas para incrementar la actividad agrícola y pecuaria nacional”, afirmó.

Vacunas. Desde julio de 2016 no se reúne la comisión nacional para la erradicación de la fiebre aftosa y los nuevos integrantes no han sido  juramentados, por lo cual no han podido hacer el análisis de la situación con el fin de dar las recomendaciones pertinentes al ministro de Agricultura, Wilmar Castro Soteldo.

Por ello, Heredia aseguró que la negociación de 42 millones de vacunas para liberar a los rebaños de la fiebre aftosa, anunciada por Castro Soteldo, fue “planificada por el ministro sin consultar al sector privado”.

Explicó que dado que el rebaño nacional tiene 15 millones de cabezas, se necesitarían solo 30 millones de vacunas, sin correr el riesgo de vencimiento, para cubrir los dos ciclos de vacunación del año.
“Venezuela es el único país endémico de la región. Aunque la fiebre aftosa no se transmite al ser humano, constituye una barrera sanitaria internacional que impide que se puedan exportar las reses”, aseveró.

La afectación a los animales se evidencia en la perdida de peso, dificultades para caminar y en que no producen leche. Alertó que el sector pecuario también requiere vacunas  para la brucelosis, encefalitis equina, los costridiales, lectospirosis, complejo respiratorio bovino, medicinas para parásitos y reactivos rosas de bengala.

|Información. @elnacionalweb|

Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top