El periodista español Aitor Sáez expresó sentir una “tristeza inmensa” por no poder estar en Venezuela para la cobertura de la marcha del 23 de enero, luego de ser deportado a Bogotá.
Sáez, quien venía por sexta vez al país para realizar su trabajo, llegó al Aeropuerto Internacional Simón Bolívar de Maiquetía la tarde del domingo. Solo duró siete horas en el país.
“Recién llegado a Bogotá. Una tristeza inmensa por no poder estar donde debería, en Venezuela, haciendo mi trabajo. Gracias por tanto apoyo”, expresó a través de su cuenta en Twitter.
Aseguró que le duele no poder contar un día tan importante para la democracia en Venezuela, luego de ser víctima de lo que calificó como un “ataque contra la libertad de información”.

|Información. @elnacionalweb|


Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top