La tradición de la bajada de la Excelsa Patrona Divina Pastora de su nicho donde permanece durante todo el año, hasta el ala central del templo se celebra desde hace cuatro años con la intención de que la Virgen esté más cerca de sus fieles.

Esta costumbre fue tomada mediante un consenso entre los diferentes grupos que hacen vida en la Parroquia Santa Rosa de Lima para el año 2014, bajo la dirección del padre Rafael Chávez, el cual para ese entonces se desempeñaba como párroco. A partir de ese año y hasta el momento cada seis de enero la imagen de la patrona de los larenses se acerca a su pueblo, para el 14 del mismo mes partir en brazos de sus devotos hasta la ciudad de Barquisimeto.  “La Divina Pastora nos viene a presentar el niño recién nacido, viene a entregarlo al pueblo de Barquisimeto y a quienes nos visitan desde los distintos lugares, al hijo que representa la salvación del mundo, para quien cree en el” señalo Daniel Brito, servidor de la parroquia Santa Rosa de Lima.

La misa oficiada por el administrador eclesiástico, padre Humberto Tirado, junto a los sacerdotes Juan Bautista Briceño, de la parroquia San Juan Bautista de Palavecino; Jesús Alejos, Nueva Parroquia  Sol Faustina, de Barquisimeto; y el vicario de la parroquia Santa Rosa Teófilo Mendivelso, inició a las seis de la tarde, donde una concurrida feligresía acompañó a lo largo de la celebración a lamadre espiritualde los larenses.


Durante la misma, el sacerdote Tirado indicó la importancia que representa para la comunidad católica demostrar las verdaderas intenciones con la religión, demostrando a través de sus actos la fe que poseen en cristo señor. De igual manera invitó a la feligresía a poner “su granito de arena” por el cambio de la situación en el país, y así con la intercepción de la Virgen María permita generar ese cambio. “Pedimos por las necesidades de nuestro país y de nuestros devotos, que cese el odio, el rencor y el resentimiento y que reine el dialogo, la reconciliación y el perdón” expresó.

Cuando se acercaba el momento de la consagración en la santa misa, el nicho de la Excelsa Patrona fue cubierto, con la intención de iniciar el descenso de la imagen. Así permaneció durante el resto de la celebración eucaristía. Posteriormente, antes de la bendición final a los devotos que asistieron a venerar a la Virgen, justo a las 07:15 de la noche se inició la procesión de la sagrada imagen por el ala central de la iglesia, donde los asistentes disfrutaron de su belleza de una manera más cercana, expresando muestras de su fe a través de lágrimas, oraciones, cánticos y aplausos.

La imagen de la Virgen antes de partir hacia su trono que estaba dispuesto al final del pasillo en la entrada del templo, hizo reverencia ante la imagen de la Virgen Santa Rosa de Lima, que desde ahora se encuentra en el nicho de la Divina Pastora y permanecerá allí hasta el retorno de la misma. De esta manera, la bajada de la Virgen representa oficialmente el inicio de las fiesta católica de la Divina Pastora, quién en esta oportunidad visita por 161 vez las diferentes parroquias de la Arquidiócesis de Barquisimeto.



























Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top