Eloy Colmenárez es padre de cinco hijos, desde hace tres meses está desempleado porque cuenta que la alta inflación del país ocasionó el cierre de la empresa para la que laboraba. Ahora camina por las calles del Mercador Mayorista de Barquisimeto (Mercabar) donde pide comida para sobrevivir junto a su familia.

“Hay días que me acuesto sin comer. Me arrepiento de votar por el Gobierno porque ahora paso hambre”, dice el hombre mientras los mismos comerciantes le llenan la bolsa de auyama, tomates, cebollas, cambures, entre otros alimentos. 

“No es posible que no consiga trabajo, este Gobierno ha acabado con todo, yo prefiero que coman mis hijos y yo dormir sin nada en el estómago y así como yo, están muchos venezolanos”, exclamó Colmenárez.



Confiesa ser integrante del Partido Socialista de Venezuela (PSUV), de lo cual también se arrepiente porque no ha recibido ningún tipo de ayuda. Hoy día sólo pide a Dios por conseguir un trabajo digno, “prefiero pedir y no hacer cosas malas”.

Así como él son muchas las personas que se encuentran en Mercabar pidiendo comida, “diariamente llega mucha gente aquí. Este país ya no se aguanta, ¿hasta cuándo vamos a estar así?”, se pregunta, Joel Martínez, quien vende hortalizas y pide la renuncia presidencial. “El Presidente Maduro debería tener gallardía y renunciar voluntariamente para que la situación de este país cambie”. 

|Información de @carlosi_suarez|


Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top