Foto referencial
En el último trimestre de 2016 la fundación Cáritas de Venezuela decidió tomarle el pulso a la seguridad alimentaria en las 25 parroquias más pobres de Vargas, Zulia, Miranda y Distrito Capital. En total procesó datos de 818 niños menores de 5 años de edad, de los cuales 202 (24,6%) presentan desnutrición aguda y otros 225 (24,6%) están en riesgo de padecerla, pues no tienen el peso adecuado para su talla.
Susana Raffalli, experta en nutrición, seguridad alimentaria y gestión del riesgo de desastres, explicó que el Sistema de Monitoreo, Alerta y Atención en Nutrición y Salud (Saman) que se propuso Cáritas pretende hacer un boletín mensual que, si bien no muestra la situación nutricional de toda la entidad, sí revela quiénes serán los niños más afectados si continúa el problema de seguridad alimentaria en el país.
Cáritas evaluó peso y talla de 1.400 niños con 3 de los 6 criterios que avala el marco de clasificación integrada de la Seguridad Alimentaria en Emergencias Humanitarias (IPC, por sus siglas en inglés), que reconocen las agencias internacionales como Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, Programa Mundial de Alimentos y Fews Net.
La fundación seleccionó para este primer boletín solamente a 818 niños con edades menores a 5 años para ajustarse a este marco. El estudio determinó que los pequeños con desnutrición severa no tienen complicaciones clínicas, pero recibieron una consulta médica como parte del programa.
También evaluó la desnutrición crónica que trae retardo de crecimiento y que se comenzará a observar entre cinco y siete años. El índice se obtiene comparando la talla con la edad. La información obtenida es que 18,4% de la muestra padece desnutrición crónica.
Raffalli aclara que en Venezuela no hay hambruna. Cita como ejemplo a Yemen, Sudán del Sur y Nigeria; en este último país desapareció la franja de edad entre 0 y 5 años porque murieron de hambre.  Sin embargo, luego de obtener estos resultados sí puede precisar que la muestra vista de forma global arroja que aquellas parroquias localizadas en las cuatro entidades están en alarma, según los parámetros que establece el IPC.
Acota que esto se cataloga de esta manera porque casi 10% de la muestra tiene desnutrición aguda en sus formas moderada y severa. No obstante, se observó que  Vargas se clasifica –según la misma norma– en la categoría de crisis porque supera 10% de los niños con desnutrición, mientras que en Zulia se acerca a la emergencia, pues es de aproximadamente 15%.
Los niños menores de 2 años son el grupo de edad más afectado con una prevalencia de desnutrición aguda global de 22,1%, en comparación con el grupo de 2 a 5 años que es de 7,7%. Esta cifra indica que el problema alimentario data de al menos tres años atrás.
Janeth Márquez, presidente de Cáritas Venezuela, agregó que estas estadísticas muestran una tendencia que debe ser abordada.
 “Si no intervenimos, estos niños que están en riesgo aparecerán desnutridos en nuestro próximo boletín mensual. Estamos informando sobre esta situación no para crear conflictos, sino para que empiecen políticas públicas y que se atienda a esta población”, afirmó.
Este estudio centinela viene acompañado, además de la detección, de un programa para la familia y la comunidad con jornadas de alimentación durante 3 meses para recuperarlos con vitaminas y nutrientes. También hay un proyecto de formación en alimentación, promoción de la lactancia materna y campaña de prevención de enfermedades para las comunidades.
Parte de las donaciones para comenzar este programa, que incluían 92 cajas de suplementos alimenticios provenientes de Chile, venían en el envío que el Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria catalogó con el  estatus de “abandono legal”, dado que pasaron 30 días y el ente no presentó la documentación requerida. La encomienda se entregó al Instituto Venezolano de Seguros Sociales.
“La Iglesia, donde abre una puerta, debe intentar cerrarla. Esto no es solo para decir que existen estos casos, sino además mitigar, y para eso tenemos un protocolo como entregar nutrientes, desparasitantes y vitaminas, pero muchas de estas cosas no las hay en el país”, explicó Márquez.
Las restricciones de la familia
De forma complementaria se entrevistó a 217 familias que accedieron a llenar un cuestionario que permitiera conocer cuáles de los 12 grupos de alimentos consumieron en las últimas 24 horas anteriores a la entrevista y qué estrategia la familia ha puesto en marcha para sobrevivir a la crisis.
El resultado arroja que 42% comió menos de 6 grupos de alimentos, lo cual se considera una dieta deficiente, y 52% mostró una dieta inadecuada, pues solo consumió entre 6 y 9 grupos de alimentos. Solo 6% comió 9 grupos de alimentos, lo cual se considera una dieta adecuada.  Las familias contestaron que los alimentos que más eximen de su dieta son carnes y pescado (37%), leche (18%), arepa (16%) y granos (13% hogares).
Raffalli acotó que en las entrevista se supo que 31% de los hogares ha tenido que vender bienes como sopletes o máquinas de coser, con lo que trabajaban y generaban ingresos o cocinas, para poder comprar comida. También 31% de los hogares ha tenido que separar al grupo familiar para enviar a los miembros más vulnerables a alimentarse a otro lugar.
La última vez que el Instituto Nacional de Nutrición publicó el informe de Vigilancia Alimentaria fue en 2007.
Este informe fue entregado a la Defensoría del Pueblo, al Instituto Autónomo Consejo Nacional de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes, Ministerio de Salud, Fiscalía e INN.
En Zulia 60% de los niños tenía anemia
La anemia se estudió solo en Zulia en 80 niños que regresaron a consultas consecutivas. Se encontró que 60% de los niños con determinación de hemoglobina mostró algún grado de anemia. De estos, 21% mostró  anemia leve; 79%, moderada. No se registraron casos de anemia severa.
Con respecto a las preguntas sobre su situación de salud en las parroquias de los 4 estados (Vargas, Zulia, Miranda y Distrito Capital), 10% manifestó que tenía asma; 19%, escabiosis; 21%, problemas gastrointestinales; 4%, alergias; 2%, parasitosis, y 39%, problemas respiratorios.

|Información. @elnacionalweb|

Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top