“Tendrá que resolver su asunto afuera –en caso de confirmarse vinculación con los primos Flores- (…) Yo como abogado debo limitarme a este caso –el local- (…) No son familia, lo único que coincide es el segundo apellido”, fueron respuestas de Troconis ante la posible vinculación de su defendido con los sobrinos de Cilia Flores, quienes se encuentran detenidos en Estados Unidos por narcotráfico.
“Soy director del Foro Penal con mucho orgullo. Hay que separar una cosa de la otra. Yo soy apolítico y simplemente asisto a un cliente que acudió a mí”, acotó.
Cabe recordar que Gilson Barroeta Flores fue imputado por agavillamiento, extorsión y tráfico ilícito de armas de fuego en modalidad de ocultamiento.
Aún permanece tras las rejas en Barquisimeto, estado Lara, Gilson Mauricio Barroeta Flores, presunto proveedor de armas de los primos Flores, quienes se encuentran en manos de la justicia estadounidese. No obstante, la defensa de Gilson Mauricio asegura que hubo irregularidades en el procedimiento de aprehensión, que la denuncia de extorsión fue un montaje y, a su juicio, es por ello que el Juez Cuarto de Control decidió anular el procedimiento y dictar libertad plena durante la audiencia preliminar que se llevó a cabo el pasado martes.
Lo que mantiene a este hombre de 36 años de edad tras las rejas, es el recurso de apelación que anunció la Fiscal Cuarta del Ministerio Público, Yaritza Berríos, el cual dejó sin efecto la decisión del juzgado y remitió las actuaciones a la Corte de Apelaciones que debe resolver sobre el caso en los próximos días, presuntamente la semana próxima.
El director del Foro Penal en el estado Lara, Pedro Troconis, quien ejerce la defensa de Barroeta Flores, explicó a EL IMPULSO que todo inició como una simple transacción de compra y venta de dos vehículos, una camioneta Range Rover y otra marca Lexus.
De la transacción, esbozó, Ramón Alexander Escobar Luque, quien se presentó como víctima en el Comando Nacional Antiextorsión (Conas) de la GNB, quedó debiendo 232 millones de bolívares a Gilson Mauricio. Esto fue hace meses.
“Gilson y Escobar son vecinos. Nunca hubo alguien que estuviese llamando para quitarle dinero en contra de su vida o de su familia. Era una simple exigencia que hacía por el dinero de la camioneta a través de mensajes vía Whatsapp (…) Y lo que llegó a decirle es que lo iba a denunciar por estafa”, expuso Troconis.
Luego de esa conversación, contó el abogado, Escobar Luque acude al órgano militar para realizar “el montaje” y pactar la “entrega controlada” de un cheque en unas canchas deportivas de arena ubicada en una institución educativa al este de la avenida Lara, específicamente en la avenida Lara.
Allí, al recibir el cheque, según afirmó Troconis, los funcionarios del Conas entran en acción y aprehenden a Gilson. En ello trata de mediar el sargento primero de la Guardia Nacional, Robert David Zapata Aldana, quien también fue detenido e imputado por porte ilícito de arma de fuego, pero ya se encuentra en libertad y bajo presentación cada ocho días a tribunales.
Al preguntársele sobre este hombre, quien además está adscrito a la Guardia de Honor Presidencial, argumentó que “es un amigo de él (Gilson) que estaba en el torneo de Beach Tenis y estaba franco de servicio, su esposa e hijo de cuatro meses viven en Barquisimeto”.
Cabe destacar que hubo un tercer detenido. Este responde al nombre de Eliomar Jesús Aponte Mendoza, de 36 años de edad, quien supuestamente es el vigilante de la vivienda de Barroeta, situada en la urbanización Monte Real. Aponte ya estaría en libertad.

Sobre las armas que le encontraron

Sobre el armamento que encontraron en el hogar de Gilson durante un allanamiento, Troconis indicó que todas están “permisadas” y en su posesión desde hace 12 años, cuando la ley le permitía tener más de una (caso contrario al actual).

Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top