El año pasado las empresas que deben importar insumos para producir medicinas en el país, así como las casas de representación que traen medicamentos terminados, recibieron menos divisas, lo que provocó que al mercado nacional salieran 33,25% menos unidades que en 2015, afirmó Tito López, presidente de la Cámara de la Industria Farmacéutica.
“Mientras en 2015 se sacaron al mercado alrededor de 575 millones de unidades, entre nacionales e importadas, el año pasado no se llegó a las 400 millones de unidades”, dijo López.
Recordó que 90% de la materia prima que requiere el sector es importada y los proveedores internacionales han suspendido los créditos por el atraso del gobierno en cancelar las divisas que les adeudan.
Solo con las 24 empresas afiliadas en Cifar, la mayoría laboratorios de producción nacional, las liquidaciones de divisas pendientes ascienden a 665,8 millones de dólares. Sin embargo, el año pasado el gobierno solo les liquidó 79,3 millones de dólares, 34% de lo que les liquidaron en 2015, que fueron 234 millones de dólares.
Si se comparan las divisas liquidadas el año pasado con las que se entregaron en 2014, la caída es más notoria. “En 2016 se recibieron apenas 17% de las divisas que se liquidaron en 2014, ese año se liquidaron 458 millones de dólares”, agregó López.
El directivo añadió que dadas las restricciones para la adquisición de materia prima, las empresas afiliadas a la cámara en este momento operan a 58% de su capacidad. “La capacidad de producción instalada en el país, con las plantas de nuestros afiliados, está en el orden de 282,6 millones de unidades, pero actualmente la capacidad operativa es de 150,6 millones de unidades”. Añadió que la realidad en el resto de las empresas del sector no es muy distinta. 
Reuniones. López destacó que el año pasado permanecieron en contacto con el gobierno nacional, por medio de los representantes de los organismos relacionados con la industria farmacéutica, y esperan que este año puedan reunirse con las nuevas autoridades que ha designado el presidente Nicolás Maduro.
Dijo que recientemente conversaron con el ministro de Economía y Finanzas, Ramón Lobo, en un encuentro del sector que elabora artículos de higiene y esperan reunirse pronto con Elías Jaua, que recientemente fue designado como encargado del sector farmacéutico, para buscar soluciones.
Aseguró que en el Consejo de Integración Empresarial Bolivariano, en el que han estado participando, han expuesto las necesidades y peticiones del sector y hasta el momento las respuestas oficiales que han obtenido han sido conciliatorias. “Entendemos la crisis económica que vive el país, pero debemos tener presente que el rubro farmacéutico no tiene sustitución”.
Reiteró que la petición del sector sigue siendo que se elabore mensualmente un presupuesto que recoja las necesidades de divisas de las empresas productoras, para que haya celeridad en las asignaciones y se garantice 70% de la operatividad de cada compañía.
Agregó que como una estrategia para mejorar la situación, algunas empresas están estudiando negociar su deuda, adquiriendo el último bono que emitió la República a finales del año pasado. 
Cerraron más de 40 farmacias
Freddy Ceballos, presidente de la Federación Farmacéutica Venezolana, coincide con los representantes del sector industrial en que para reducir el desabastecimiento de medicinas es necesario garantizar la liquidación de divisas al sector privado.
“Lo que el gobierno debe hacer es establecer un cronograma de pago de divisas, un cronograma real, de fiel cumplimiento. Que haya un compromiso con la industria para que se pueda producir más y en las farmacias las personas consigan lo que necesitan”, dijo.
Reiteró que además del desabastecimiento, la normativa que regula el marcaje de precios de las medicinas ha afectado fuertemente a las farmacias. Aseguró que al momento de fijar un precio no están tomando en consideración todos los costos de la cadena de comercialización.
“Las políticas establecidas están ahorcando a las farmacias independientes. Mientras en otros países de Latinoamérica hay una farmacia por cada 3.000 habitantes, en Venezuela hay una por cada 7.000 habitantes, y la situación está empeorando. El año pasado cerraron más de 40 farmacias y si no se hacealgo el número será mayor”, alertó.
Indicó que esperan reunirse con la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos para volver a plantear los problemas del sector.

|Información. @elnacionalweb|

Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top