El hallazgo de un sistema con siete planetas similares al nuestro es “verdaderamente emocionante y muy relevante” y supone otro paso en la búsqueda de posible vida más allá de la Tierra, según astrofísicos consultados por Efe, que apuntan que poco a poco se irán descubriendo más y más cercanos.
Ayer la revista Nature publicó un artículo en el que describía el hallazgo de este sistema a tan solo 40 años luz de la Tierra, con siete planetas de masa similar al nuestro y tres de los cuales se encuentran en la zona habitable -zona en la que si existe un planeta similar a la Tierra éste podría albergar agua líquida-.
Los siete cuerpos giran en órbitas planas y ordenadas alrededor de TRAPPIST-1, una estrella enana ultrafría.
El investigador del Centro de Astrobiología (centro mixto del Centro Superior de Investigaciones Científicas y del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial) David Barrado opina que este hallazgo es “verdaderamente emocionante”.
“En el siglo XV los marineros españoles y portugueses se encontraban descubriendo islas en el Atlántico. De pronto Colón se encontró un nuevo mundo y ahora se han localizado siete, dando el mismo salto cualitativo”.
Según explica, “las estrellas frías son las más numerosas y la confirmación de que pueden tener sistemas planetarios complejos, incluyendo tipo Tierra, dispara el número de planetas que hay en la galaxia. No sabemos si hay vida, pero este descubrimiento nos acerca a la respuesta”.
Para Guillem Anglada-Escudé, de la Universidad Queen Mary de Londres, y uno de los descubridores el pasado año de Próxima b, un planeta también parecido a la Tierra que orbita a la estrella Próxima Centauri, el nuevo hallazgo es “muy relevante”.
Según este investigador, su sospecha es que habrá otro sistema aún más cercano a la Tierra, aunque será difícil que tenga tantos planetas.
El hallazgo de los siete planetas va a permitir hacer espectroscopia de sus atmósferas: “primero hay que descubrir si estos tienen atmósfera, lo que es condición necesaria para detectar posible vida”, recuerda este científico, reconocido por Nature como uno de los más destacados de 2016 por sus investigaciones sobre Próxima.
Por su parte, el director del Instituto de Astrofísica de Canarias, Rafael Rebolo, subraya que la Tierra sigue siendo un caso “excepcional” en el universo mientras no se compruebe que existe vida fuera de ella, pero que descubrimientos como el de los siete planetas corroboran que cada vez son más los lugares donde la vida ha tenido la oportunidad de desarrollarse.
Jesús Martínez Frías, investigador del Instituto de Geociencias (Universidad Complutense de Madrid-CSIC), señala en un artículo distribuido por esta universidad que con el hallazgo de los siete exoplanetas “se han abierto todas las puertas a la imaginación y a la especulación sobre la posible existencia de vida”.
Admite que “obviamente somos los primeros que deseamos encontrar vida fuera de la Tierra”, recuerda que el universo es inmenso y asegura que “sería absurdo pensar que estamos solos, pero es cierto que no tenemos ninguna evidencia de la existencia de vida en ningún otro lugar de nuestro sistema solar ni más allá; al menos hasta el momento”.
Este científico recuerda que habitabilidad y vida no son lo mismo: “la habitabilidad es lo que hace que un planeta tenga las características para ser habitable, en su concepto más amplio, desde los microorganismos extremófilos más singulares e inusuales hasta seres parecidos a nosotros o, tal vez, incluso más complejos. No lo sabemos todavía”.
“Que un planeta tenga características de habitabilidad no significa que por eso vaya a tener vida. Aquí en la Tierra sabemos que la habitabilidad y la vida están relacionadas con la presencia de agua líquida y la química del carbono y probablemente en otros sitios sea igual. Hasta el momento, las únicas directrices para la búsqueda de vida son estas: el carbono y el agua”. 

|Información. @lapatilla|

Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top