Recorrer diariamente algunos sectores del este de Barquisimeto, se ha convertido en una rutina normal para Nolberto Orellana de 70 años, quien revisa las bolsas de basura buscando comida para llevar a su casa a mantener a las ocho personas que viven con él.
Orellana reside en el Las Clavellinas y desde hace 18 años trabaja con la venta de metal y cobre, el cual también busca en las bolsas de basura pero “la situación se ha puesto tan difícil que ahora también encuentro comida y la que no está en buen estado se la llevo a los animales”, comenta con voz de decepción.


Afirma que por primera vez en su historia personal pasa por una situación como la actual, “porque antes uno conseguía algo para comer pero ahorita nada y lo que hay está muy caro, saque la cuenta” -explica en la conversa- “por un poquito de azúcar cobran 500 bolívares, ¿cómo me compro un kilo?” –se pregunta- el hombre con acento colombiano, su país de origen.
Desde primera hora del día es normal ver actualmente, a personas sacando comida de la calle, incluso, Orellana asegura que al menos 50 personas lo hacen, sólo en el este de Barquisimeto, “y sí, sí se consigue buena comida y sino la gente me ayuda, me dan pasta, arroz, harina, siempre hay algo y alguien que se apiade”, expresa.

|Información. @carlosi_suarez|

Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top