Usuarios del servicio de televisión por suscripción se sorprendieron cuando recibieron sus facturas y observaron un incremento sustancial con respecto al mes anterior. Según suscriptores, planes que inicialmente costaban 2.050 bolívares subieron a 9.100 bolívares.
Ronald Rodríguez, presidente de la Cámara Venezolana de Televisión por Suscripción, aclara el alza: “No aumentamos todas las tarifas, solo la de los canales premium, cuyos suscriptores representan entre 3% y 4,5% del mercado total de clientes. El incremento promedio de las tarifas premium fue de 1.000%”.
Afirma que el resto de las tarifas llevan 2 años sin ajustarse y que el plan básico, regulado en 600 bolívares, es el más económico en América Latina. El promedio de la región, añade, está entre 15 dólares y 20 dólares y en Venezuela, a tasa Dicom, no llega a un dólar.
“Los costos están superando con creces el valor de venta del servicio de televisión por suscripción… Si tengo una operación de 3.000 suscriptores y está restringida a 600 bolívares, no puedo cumplir con las obligaciones de salario, suministro eléctrico, alquiler de poste, impuestos municipales, impuestos nacionales, impuestos a Conatel, derechos de autor y pago a Fonprocine”.
Con el actual esquema tarifario, de acuerdo con Rodríguez, se comienza a complicar el funcionamiento de las empresas de televisión por suscripción en las ciudades pequeñas. Indica que la relación entre el precio y la cantidad de clientes no da para mantener las operaciones en esas poblaciones, que solamente contratan servicio básico y no tienen canales premium y otros valores agregados. 
“El paquete premium requiere más inversión, más equipamiento y las pequeñas ciudades no disponen deeste. El Estado piensa que restringiendo los precios está ayudando a las zonas de poblaciones más humildes y lo que está ocurriendo es que los servicios van a comenzar a caerse o suspenderse en esas zonas”, agrega.
Industria sin dólares. Al congelamiento de las tarifas se suma que desde hace más de 35 meses no le liquidan dólares a la industria de las telecomunicaciones. “Estamos en una situación desesperada. Para mantener la calidad del servicio necesitamos divisas porque todo lo que se requiere para este sector es importado. Sin divisas tampoco podemos gestionar compras con nuestros proveedores”.
Por carencia de dólares las empresas no han podido comprar equipamiento ni ampliar los anchos de bandas para incorporar más canales. La programación también se paga en divisas y hay facturas ya contraídas. “Esa deuda aún existe y hay que pagarla, así como otras compras que se hicieron y no se pudieron liquidar. La falta de divisas afecta a la industria muy fuerte. Hace años éramos pioneros en servicio de telecomunicaciones y hoy no lo somos”.
El presidente de Cavetesu advierte que las empresas de televisión por suscripción se enfrentan a la baja de la calidad del servicio y la sustentabilidad de las redes. “Por tanto, se necesita de manera inmediata ajustar las tarifas a la nueva realidad económica venezolana”.
La industria está solicitando un incremento de alrededor de 550%. Según Rodríguez, suena muy elevado en porcentaje, pero en valor absoluto representa 3.000 bolívares por un servicio de 24 horas por 365 días. “Hoy cuesta más tomarte un café que pagar 30 días de televisión. Además, el aumento va dirigido al consumo del hogar, se puede pagar entre las personas que habitan en la casa y tiene menos impacto para la comunidad”.
En Venezuela funcionan 181 operadores de televisión por suscripción habilitados por Conatel y más de 100 operadores no autorizados.

|Información. @elnacionalweb|

Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top