‘‘De 10 clientes diarios, ahora llegan siete’’, dice Yober Bencomo, jefe de despacho de la empresa distribuidora de tuberías de PVC, lo que representa una disminución de 30 % de sus clientes. 

La situación se genera al oeste de Barquisimeto, donde las colas de gasolina atraviesan los negocios ubicados en las adyacencias de las estaciones de servicio. Julio Sánchez, cliente de la distribuidora manifestó su molestia para poder acceder al lugar ‘‘me tuve que montar en la acera con el carro, porque no podía pasar’’, afirmó. 

En la Avenida Las Industrias, al oeste de la ciudad entre la Zona Industrial I y II; se encuentran cuatro estaciones de servicio de las cuales, dichas colas, generan grandes retrasos en la vía creando frustración entre los conductores e imposibilitando el libre acceso hacía cualquiera de estos sectores productivos de la capital larense.   

En la bomba Salto Angel, al lado de las Torres de El Sisal, la situación no ha sido diferente. Existen dos colas, la primera ubicada en la Avenida Las Industrias en sentido hacia El Obelisco, lo cual tranca el canal de servicio y una cola paralela de vehículos de transporte, de carga liviana, pesada y autobuses ubicada en la Calle Proyecto que incluso, sobrepasa Las Torres del Sisal.

Persistentes han sido las colas para surtir del combustible en la ciudad. Es así como se siguen visualizando desde la semana pasada largas filas de vehículos debido a la escasez del mismo afectando a gran parte  de los larenses, medios de transportes y usuarios e incluso a las empresas aledañas a las bombas de gasolina.
Información y foto: Katherine V. Rivas

@kavarire

Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top