Las fallas en el suministro de gasolina, recrudecen en Barquisimeto, al igual que en otros estados del país. La razón oficial aún no se conoce, pero lo cierto es que para los conductores de transporte público y pesado, así como para los usuarios en general se ha convertido en un calvario abastecer el tanque de combustible. 

La historia de Andreina Hurtado, no es diferente. Ella es madre de dos niñas, a quienes tiene que llevar y buscar al colegio, así como a sus respectivas actividades extracurriculares en las tardes y demás compromisos laborales que tiene que cumplir y por lo cual requiere tener su carro operativo. 

Ayer, tuvo que buscar quien la ayudara con la búsqueda de las niñas en la tarde. Necesitaba abastecer de gasolina su tanque. Empezó la travesía. Comenzó por las estaciones de servicio del centro-este de la ciudad, en las cuales no consiguió: varias estaban cerradas, otras con colas hasta de 8 cuadras. 

"Luego decidí irme al oeste, en la avenida Pedro León Torres, me detuve en la que está en la calle 59, allí conseguí una cola corta y me metí, cuando llevaba una media hora  me di cuenta que no avanzaba, decidí preguntar al conductor del carro de adelante, y me informó que estaban esperando la gandola que suministraría el combustible desde el mediodía... Me fui de esa, sin poder prender ni siquiera el aire acondicionado, ya tenía menos de un cuarto de tanque, busqué otra en zona cercana, llegué a la de 15 con 51, la cola tenia unas seis cuadras pero allí me quedé, después de averiguar si estaba en funcionamiento", cuenta Andreina sobre su larga travesía que inició a las 5.30pm. 

En esa se quedó una hora, cuando se percató que los carros empezaron a irse, nuevamente se dio cuenta.. el combustible se había acabado. Siguió buscando por ese mismo sector de Barquisimeto... y llegó a la de la 22 con 42, al lado del Terminal de Pasajeros, allí estaba llegando una gandola, al preguntar, le respondieron que era de gasoil... 




Así, siguió, y cada vez la aguja bajaba un poco más.. continúo a la de la 42 con avenida Libertador, allí logró abastecer su carro con el preciado combustible, tal proeza la logró en casi tres horas, tiempo en el cual tuvo que sacrificar tiempo con sus hijas, para compartir, guiarlas en las tareas y darles la bendición antes de acostarse, porque arribò a su casa casi a las 11 de la noche. 



@gabytarod

Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top