Por primera vez, una de las novedades del Congreso Mundial de Movilidad (MWC, por sus siglas en inglés) que se celebró en Barcelona, España, fue un salto de 17 años al pasado. Nokia, que ha regresado al mercado de los smartphones, revivió una de sus antiguas glorias, el teléfono ultrabásico 3310, que se convirtió a partir del año 2000 en el más vendido de la empresa finlandesa, pues logró colocar más de 150 millones. 
Nokia, que había vendido a Microsoft su división de teléfonos celulares en 2009, se asoció con una empresa china fabricante de celulares que ahora tiene el derecho de usar la reconocida marca. Además del modelo 3310 destinado a países emergentes, se lanzaron tres Android de rango intermedio que no competirán con los nuevos iPhones o con el Galaxy S8 de Samsung, sino que ofrecen una excelente relación precio-valor a los usuarios de poder adquisitivo mediano. 
Si bien en el MWC hubo smartphones de alto rango, como los modelos P10 de Huawei y el LG G6, predominaron las propuestas de rango intermedio que estuvieron dirigidas a un segmento más amplio de usuarios. 

La quinta generación
Aún falta un par de años para ver las primeras redes móviles 5G, pero la transición hacia el nuevo estándar tuvo un papel protagonista este 2017 con los prototipos de infraestructura que se instalaron en el evento y con terminales capaces de trabajar a las nuevas velocidades. 
ZTE mostró un prototipo de red a la que llamó Pre5G y el modelo de smartphone Gigabit que, en conjunto, podían ofrecer una velocidad de descarga de 1.000 megabits por segundo (o 1 Gbps). 
Intel mostró dos iniciativas en conjunto con Ericsson y Nokia, respectivamente, relacionadas con 5G, para llevar streaming de video a una plataforma de realidad virtual. 

¿Tableta o PC? 
Samsung decidió presentar el Galaxy S8 el 29 de marzo próximo en Nueva York, pero en el MWC lanzó una ofensiva con una tableta corporativa, el Samsung Galaxy Book de 12 pulgadas, que seguramente le hará pensar dos veces antes de comprar una laptop de tope de gama. Hay una versión de 10 pulgadas del Galaxy Book con menores especificaciones, pero el modelo grande es el que verdaderamente representa un reto en el segmento de híbridos, o equipos 2-en-1 de alto vuelo, en el que hasta ahora dominaba el Surface Pro 4 de Microsoft. 
El Galaxy Book pesa solo 720 gramos, usa Windows 10, una plumilla especial rediseñada (S-pen) y una cubierta que es a la vez teclado calificado de muy ergonómico, con teclas provistas de retroiluminación y suficiente separación para teclear cómodamente. 
Las especificaciones son superiores a las del Surface Pro 4, pues Samsung pudo incorporar los últimos procesadores Core i5 dual-core de 3.1 GHz "Kaby Lake". Puede llegar hasta 8 GB de RAM y un disco SSD de 256 GB, capacidad que se duplica con una tarjeta micro-SD. 
Si bien esta tableta/laptop corporativa de Samsung se ha configurado como una máquina de productividad, su display AMOLED de 2160x1440, con soporte para reproducción de video HDR, brinda opciones interesantes de entretenimiento. 
El Galaxy Book se sincroniza con los smartphones de Samsung para mostrar notificaciones y mensajes de texto en la pantalla y también es posible usar el lector de huellas del teléfono para autenticarse y acceder al Galaxy Book.

|Información. @elnacionalweb|

Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top