En las últimas 24 horas los partidos han tratado de que el Consejo Nacional Electoral les informe si cambiará el proceso de renovación, programado para el 4 de marzo, pero no han obtenido respuestas, por lo que acordaron hacer presión.
Los principales grupos de la Mesa de la Unidad Democrática que van a la renovación se reunieron ayer, con carácter de urgencia, y acordaron entregar hoy un documento, en el que hacen 4 exigencias: protección a la identidad de la militancia; cambio de las condiciones (aumento de máquinas de 400 a 1.400); que los puntos estén en centros de votación y no en lugares públicos por razones de seguridad; que se alargue a tres días la recolección y que se aclare lo del horario (intervalo de descanso y si la jornada puede prolongarse a partir de las 4:00 pm si hay cola).
El texto fue debatido por Un Nuevo Tiempo, Primero Justicia, Avanzada Progresista y el Movimiento Progresista, que aceptan la renovación pero no las condiciones actuales por considerar que terminará afectando a los partidos minoritarios tanto de la oposición como del oficialismo. “Todo está a oscuras porque desde antes de carnaval el CNE no ofrece información”, afirmó Vicente Bello, representante electoral de UNT, organización que debe trasladar la militancia el 1 y 2 de abril.
 En la misiva proponen:
1) Que los 390 puntos, en los que operarán 421 máquinas, se levante un acta, al inicio y al culminar el censo de militantes, de manera que los partidos puedan verificar si cumplieron y evitar que, al finalizar la renovación, se alegue que no alcanzaron 0,5% del Registro Electoral en los 12 estados y no puedan desmentir o corroborar esa información. “Las actas permitirán hacer una auditoría, de ser necesaria, y así resolver cualquier inconsistencia”, explicó Bello.
2) Que aclare si los técnicos trabajarán 8 horas corridas, si rotarán y si, luego de las 4:00 pm, en caso de haber colas, se alargará la jornada.
3) Que precise si los testigos de los partidos tendrán una lista de la militancia o solo la cifra. “UNT exige la lista”, señaló.
4) Emplazan al CNE a garantizar la identidad de los militantes y que el registro sea compartido con los partidos involucrados, para evitar cualquier retaliación al estilo de la lista Tascón.
Exigen reunión
Aunque Voluntad Popular propuso a la MUD que pidiera a los partidos no participar, cada dirección política decidió de manera autónoma porque la coalición no ha debatido el tema, señalaron fuentes. “Si el CNE convoca, vamos en los 23 estados y el Distrito Capital porque no tememos someternos a nuestra militancia. Sí demandamos reglas claras porque las actuales son inapropiadas. Por ello, no solo enviaremos una carta, sino que pedimos al Poder Electoral que se reúna con los partidos y aclare detalles”, instó el secretario general del Movimiento Progresista, Simón Calzadilla.
El MP envió lista de testigos de la renovación, que les pautó el CNE durante la octavita de carnaval (4 y 5 marzo), pero Calzadilla considera que falta información por parte del ente comicial. “Es un proceso lleno de obstáculos. En 7 horas un partido sin estructura y sin fondos no podrá movilizar a la militancia”, dijo.
Alternativa Uno, integrada por ex pepetistas, calcula que los partidos tendrían que gastar 100 millones de bolívares en la relegalización.
En el otro extremo están los partidos que no participarán en el acto del CNE. El secretario general del PCV, Oscar Figuera,  pidió al TSJ que responda al recurso introducido el 16 de febrero y anule el artículo 25 de la Ley de Partidos Políticos por violar la Constitución y suspenda la  renovación. “Desde que rechazamos la actualización de partidos, al PCV se le suspendió un programa de radio en 91.3 FM, en Barinas, y la Cadena Mundial en Nueva Esparta y esperamos que los cambios de directiva en el TSJ no afecten al partido”, denunció Figuera, quien aclaró que no han conversado ni pactarán con sectores de la oposición para unirse contra la renovación.
En un comunicado Gabriel Puerta y Carlos Hermoso, secretario general adjunto de Bandera Roja, exhortaron “a no convalidar una decisión que restringe la participación del pueblo”. “Bandera Roja no valida dictadura. Años de clandestinidad y persecución también han robustecido a Bandera Roja. La decisión de la dictadura venezolana -CNE mediante- de ilegalizarnos y a otros de tradición, incluso afectos al chavismo, la asumimos nuevamente como un reto para luchar en la ilegalidad, esta vez impuesta contra nosotros por dos vías simultáneamente”, afirmaron.
El Dato
La Causa R advirtió sobre la liquidación de más de 40 años de su existencia y del derecho a la participación. “No participaremos en la  antidemocrática decisión de renovación; buscan suspender las elecciones regionales y de anular impunemente la tarjeta de la MUD. No debemos desviarnos del objetivo, elecciones y que la MUD siga siendo el instrumento electoral de la gran mayoría”.

|Información. @elnacionalweb|

Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top