Las dificultades operacionales de las refinerías del país obligan a Petróleos de Venezuela a desembolsar sumas importantes de divisas para comprar en los mercados internacionales 150.000 barriles diarios de gasolina requeridos por el consumo del mercado interno. “Ese volumen representa una erogación de 15 millones de dólares diarios”, dijo Iván Freites, dirigente de la Federación Única de de Trabajadores Petroleros de Venezuela y del sindicato de Falcón, pública El Nacional.
Explicó que el precio internacional de la gasolina de 91 y 95 octanos es de 90 y 100 dólares el barril, respectivamente. “De los 150.000 barriles diarios que se importan, 60% corresponde a gasolina de 95 octanos y 40% a la de 91 octanos”, añadió.
José Bodas, también directivo de la Futvp, manifestó que “las refinerías venezolanas deberían suministrar totalmente el combustible al mercado interno de los hidrocarburos, además de exportar estos derivados, sin embargo hoy la gasolina que se consume en el país es mayoritariamente importada”.
A su juicio, la importación de gasolina representa una pérdida importante para la nación y Pdvsa, porque cada litro de gasolina de 91 y 95 octanos cuesta 0,90 y 1,59 dólares, pero ese combustible se vende en las estaciones de servicio en 6 y un bolívar el litro.
Freites destacó que solo los centros refinadores de Amuay y Cardón, en la península de Paraguaná, Falcón, aportan al mercado doméstico 75.000 barriles diarios de gasolina, insuficientes para cubrir la demanda interna actual del carburante de unos 225.000 barriles diarios.
Los sindicalistas coinciden en que la importación del combustible de países como España, Estados Unidos, Canadá, entre otros, se complica por la indisponibilidad financiera de Pdvsa para cumplir las condiciones de prepago establecidas por las compañías petroleras internacionales para la entrega de cada cargamento de combustible que atraca en los muelles de las refinerías.
“Los 600.000 barriles que compró Pdvsa hace 2 días tenían una semana negociados, pero el desembarco no se hizo porque Pdvsa debía pagar al contado el cargamento antes del despacho, lo cual se concretó con la emisión del pagaré de la empresa”, anotó Freites.
El dirigente agregó que Pdvsa incurre frecuentemente en este tipo de retraso, lo cual ocasiona situaciones de cuello de botella al mercado interno como el de los últimos días. “Las plantas de llenado de combustible están secas. Esos 600.000 barriles no alcanzan para 3 días de consumo”, advirtió.
Insistió en que el abastecimiento eficiente del carburante para cubrir la demanda requiere que las refinerías tengan inventarios de 2 millones a 2,5 millones de barriles, pero ese volumen actualmente no está disponible.

En declive
La actividad refinadora del país registró su peor año en 2016 debido a las fallas y paralizaciones de las plantas que integran las refinerías de Amuay, Cardón, Puerto La Cruz y El Palito, que operaron a 30% promedio de su capacidad.
Los sindicalistas indicaron que la capacidad instalada nacional de procesamiento de hidrocarburos es de 1,3 millones de barriles diarios, sin embargo, el año pasado apenas se produjo un promedio 400.000 barriles por día, situación que no ha cambiado en 2017.
Freites afirmó que las plantas catalítica y de alquilación que elaboran gasolina en la refinería El Palito están paralizadas desde 2016 sin que se avizore su reactivación a corto plazo este año. Esto imposibilita la producción de 80.000 barriles diarios del combustible que se exportan y consumen en el mercado interno.
Bodas precisó que en Puerto La Cruz la parte de hidroproceso, que elabora 60.000 barriles por día de gasolina y diesel, tiene 9 meses parada por problemas del catalizador y un compresor dañado. En craqueo catalítico y alquilación las 4 calderas de vapor presentan fallas y lo mismo ocurre en la planta de destilación 1 lo que compromete la manufactura de 30.000 barriles diarios de combustible.
La refinería de Cardón, con 310.000 barriles al día de capacidad instalada, produjo 110.000 barriles diarios/promedio que se mantiene en el presente. La planta catalítica se detuvo varias veces, lo cual representó 8 meses de inactividad aunque en los períodos con operaciones manufacturó un promedio de 75.000 barriles diarios. Las unidades de alquilación e hidrodesulfuradoras no funcionan desde 2016.
Solo una de las dos hidrotratadoras está en servicio con una producción diaria de diesel de 35.000 barriles, mientras que el reformador de naftas estuvo 5 meses detenido en 2016 y ahora produce 30.000 de 45.000 barriles diarios de su capacidad.
El centro procesador de Amuay posee la planta catalítica más grande de Venezuela con 108.000 barriles al día de capacidad, pero produce 70.000 barriles, mientras que el flexicoque con 64.000 barriles diarios de capacidad está parado desde enero de 2016.
La unidad de coquificación retardada refina diariamente 14.000 de 34.000 barriles diarios de su capacidad y las plantas destiladora 4, hidrodesulfuradoras, de azufre y alquilación siguen paradas situación que se mantuvo en 2016.
Transporte es inseguro
Los conductores de la flota de transporte de combustible de Pdvsa laboran en condiciones de riesgo por la falta de mantenimiento a las unidades y cauchos en mal estado, denunció José Bodas, dirigente de la Federación Única de Trabajadores Petroleros de Venezuela.
“Los últimos meses se han registrado varios accidentes de gandolas en las autopistas y avenidas del país”, recordó. Bodas destacó que “son muy duras” las condiciones laborales de los 5.000 trabajadores que se desempeñan en la actividad del transporte y despacho de derivados de hidrocarburos al mercado interno.
El sindicalista resaltó que Pdvsa incumple 80% de las cláusulas del contrato colectivo petrolero, que ampara 108.000 trabajadores propios de la empresa y 35.000 de las contratistas.
La Cifra
1,3 millones de barriles diarios es la capacidad de producción de las refinerías del país. Actualmente procesan 400.000 barriles. 

|Información. @lapatilla|

Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top