Prensa Unidad Venezuela.- Estudiantes y transportistas de todo el país se unieron este lunes en una protesta en rechazo al incumplimiento, por parte del Gobierno, de su promesa de instalar un nuevo mecanismo para el pago del pasaje estudiantil, beneficio que se encuentra suspendido desde noviembre pasado.
Así lo señalaron en rueda de prensa conjunta Rafaela Requesens, presidenta de la Federación de Centros Universitarios de la Universidad Central de Venezuela (FCU-UCV); y Erick Zuleta, presidente de la Federación Nacional del Transporte, quienes coincidieron en que la medida de suspender el beneficio del pasaje estudiantil fue adoptada de manera “unilateral e inconsulta” por el ministro de Transporte, Ricardo Molina.
“Quien tiene que dar respuesta a este problema es el Gobierno, no los estudiantes ni los transportistas, porque es el Gobierno el que juega con las necesidades de pueblo, al restar importancia a algo tan necesario como lo es el pasaje estudiantil”, dijo Requesens.
La dirigente estudiantil aseguró que mientras muchos de los estudiantes “dejan de comer para poder trasladarse hasta sus casas de estudios”, la “minoría corrupta que se encuentra en Miraflores se la pasa trasladándose en camionetas blindadas”.
Asimismo informó que en las diferentes universidades, institutos y colegios universitarios del país “los estudiantes están no solo prestando apoyo a esta protesta, sino demostrando que esta lucha es en conjunto entre transportistas y estudiantes” contra la medida del Gobierno.
“Caravanas inmensas se están cumpliendo la mañana de este lunes en 17 estados del país. Hacemos un llamado al colega (Nicolás) Maduro para sentarnos a resolver un problema que creó el ministro de Transporte, no los transportistas ni los estudiantes”, apuntó Zuleta, aclarando que la protesta no incluyó el Distrito Capital.

El dirigente denunció que, al parecer, la intención del Gobierno es la de “eliminar definitivamente” el subsidio al pasaje estudiantil, beneficio del cual han disfrutado los estudiantes de todo el país desde 1991.

Explicó que en noviembre pasado el ministro Molina suspendió tanto la tarjeta inteligente, que usaban los estudiantes en 11 estados, como el ticket, que se usaba en el resto del país, porque, supuestamente, a partir del 1 de enero de este año estaría funcionando un nuevo mecanismo para el cobro del pasaje estudiantil.

Según la promesa del ministro Molina, a partir del 15 de diciembre se instalarían, a manera de prueba, unas máquinas para el cobro del pasaje estudiantil en las unidades que prestan servicio en la parroquia 23 de Enero, de Caracas.

“Aguantamos hasta el 1 de enero, aguantamos hasta el 1 de febrero y no hubo ningún sistema. Ratificaron, con un acta, que el 15 de febrero arrancaría el nuevo sistema, pasó el 15 de febrero y no salió nada. Llegamos al 1 de marzo y no se montó ni siquiera una de prueba para ver cómo funcionan las benditas maquinas”, enfatizó Zuleta.

“Les expusimos en una reunión de seguridad, con varios ministros, que transportistas y estudiantes ya no aguantaban el enfrentamiento que había en todas las regiones a consecuencia de que el ministro de Transporte había eliminado el sistema del pasaje estudiantil. Al parecer la intención es eliminarlo definitivamente”, acotó.

En vista de lo ocurrido, en una asamblea realizada el miércoles pasado, y a la que asistieron delegados de los distintos sindicatos que hacen vida activa en el país “se decidió hacer una jornada de protesta (este lunes) para exigir al Gobierno nacional que o volvemos al sistema anterior o el señor ministro monta de una vez por todas su nuevo sistema”, precisó Zuleta.

El dirigente responsabilizó al Gobierno de haber roto “la paz y la buena relación entre transportistas y estudiantes” con su decisión. “Ahorita lo que hay son enfrentamientos, quema de unidades, problemas en la calle porque el señor ministro llegó y acabó con el sistema del pasaje estudiantil”, insistió.

Por su parte John Escalona, presidente del Bloque Norte-Sur de transportistas, al referirse a los problemas que está sufriendo el sector debido a la escasez de piezas y repuestos para el mantenimiento de las unidades, denunció que el Gobierno quiere cambiarle el estatus de sector público y pasar a catalogarlo como sector privado. “Somos transporte público porque nuestras tarifas son sociales y engranadas con el pueblo”, aseguró.

Indicó que el 60 % de las unidades está paralizada por falta de repuestos mientras que otro 40 % no puede rodar por falta de cauchos.

Añadió que las proveedurías del Gobierno que suplen a los transportistas tenían más de 10 meses “que no soltaban un caucho y se aparecieron con 3 mil cauchos para 250 mil unidades en todo el país. Eso no solventa la situación”, aseguró.

Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top