Un brote de tuberculosis se ha desatado dentro del Internado Judicial de San Felipe, conocido como La Cuarta, que mantiene en alerta a presos, familiares y autoridades del servicio penitenciario.  

En la actualidad son al menos 130 los internos que están contagiados con la enfermedad y el resto de la población penal corre el riesgo de también sufrirla por las condiciones de sanidad en las que se encuentra el centro carcelario.  

Los familiares de los privados de libertad aseguran estar preocupados porque desde hace algunas semanas, la directiva de la cárcel suspendió indefinidamente las visitas. Desconocen el estado de salud actual de sus parientes.  

"No los dejen morir" fue parte del reclamo que realizó un familiar a la Ministra Iris Varela, quien hasta ahora no se ha pronunciado por el caso.

La tuberculosis afecta principalmente los pulmones de las personas que la padecen y obliga a mantener una buena alimentación para evitar la muerte.  Esa es la gran preocupación que tienen los familiares y los propios reclusos quienes denuncian que no se están alimentando de la manera correcta lo que pone en riesgo la vida de los internos.

Con la suspensión de las visitas, los familiares no pueden llevarles la comida a los detenidos. Dependen directamente de los alimentos que le proporciona el centro penitenciario,  que a veces sólo cubre dos comidas al día.  

Se conoció que el grupo de 130 presos infectados fueron aislado del resto de la población penal para evitar más contagios. 

Los familiares exigen respeto a los derechos humanos de los privados de libertad. Sostienen que el ministerio penitenciario les viola el derecho fundamental a la vida y a la alimentación. 


Información: Redacción El Periódico de Lara 

Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top