Representantes y miembros de la Sociedad Venezolana de Medicina Interna, Sociedad Venezolana de Pediatría, Sociedad Venezolana de Psiquiatría, Academia Nacional de Medicina y demás redes científicas, junto a médicos residentes y adjuntos, rechazaron el incremento de la fuerza por parte de los cuerpos de seguridad del Estado durante las protestas en el país.
Durante una rueda de prensa realizada en la sala Alberto Crisafi, en la Torre Credicard de Chacaíto, Livia Machado, nutricionista infantil y pediatra del hospital Domingo Luciani, repudió la agresión de grupos de seguridad contra voluntarios y agrupaciones como la Cruz Verde de la Universidad Central de Venezuela. Señaló que por cada herido en las manifestaciones, que ingresa en un centro de salud público, hay alrededor de 10 con heridas leves o moderadas por atender.
Condenó la represión en las protestas. “Por cada cinco bombas que se lanzan en una manifestación se puede alimentar a un niño desnutrido por hambre durante un mes”, afirmó, y precisó que el costo de cada artefacto antimotín cuesta aproximadamente 40 dólares, que al hacer la conversión significa 1.022.774 bolívares. Además, los hospitales atienden casos de desnutrición infantil,  en los que hay casos de niños de tres y cuatro meses de nacidos con el mismo peso de su nacimiento, refirió.
Por otro lado, la presidente de la Sociedad Médica de Medicina Interna, Maritza Durán, declaró que ante este panorama la crisis humanitaria se ha agravado. Pacientes con diabetes, enfermedades cardiovasculares y adultos mayores han sufrido graves problemas de salud por incumplimiento de los tratamientos correspondientes.
Aseguró que para enfermos con diabetes no hay metformina, componente base para tratar su condición; a su vez, no se consigue suficiente insulina para tratar a estos pacientes. “Antes había cuatro o cinco marcas (de insulina), ahora solo hay una”, afirmó.
El coordinador nacional de Médicos por la Salud, Danny Golindano, declaró que todos los venezolanos estamos expuestos a la crisis hospitalaria: “Es evidente que la situación de salud en Venezuela está en precariedad”.
Golindano rechazó la propuesta del gobierno nacional de una constituyente como solución a la crisis humanitaria nacional. “La salud de los venezolanos va a mejorar con un gobierno efectivo que tenga capacidad de garantizar los insumos, programas y estrategias para atender a los pacientes de hospitales en Venezuela”.
El presidente de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría, Huníades Urbina, instó a las organizaciones internacionales como la FAO y Unicef a pronunciarse y a tomar medidas ante la crisis humanitaria que atraviesa el país. “Están teniendo un silencio que no se justifica ante la situación (nacional)”, indicó.
Manifestó su preocupación ante la agresión de los cuerpos de seguridad del Estado en contra de los médicos en el actual panorama de protestas. “En varios hospitales están siendo reprimidos los médicos porque no pueden dar las voces de alarma en relación con el déficit que están sufriendo los pacientes venezolanos”, expresó Urbina.

|Información. @elnacionalweb|

Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top