Yangel Herrera llegó al Mundial con la chapa de haber dado el salto al exterior y ya ser un nombre habitual en las convocatorias de la Vinotinto mayor. Además, el volante cumplió todo el ciclo de selecciones juveniles portando la banda de capitán y en los tres suramericanos que jugó (sub-15 de 2013, sub-17 de 2015 y sub-20 de 2017) agitó las redes. Más jerarquía a su edad es difícil de conseguir y en el Mundial de Corea del Sur ha ido creciendo su protagonismo con cada partido.

Ante Japón era el que más lo había intentado, con dos de sus principales fortalezas: el juego aéreo y el disparo de media distancia; y cuando parecía que el partido llegaría inevitablemente a la tanda de penales, un cabezazo de Herrera encaminó una nueva victoria para la Vinotinto.

“Le dije a Nahuel (Ferraresi) que él atacara el espacio y se llevara mi marca al primer palo. Ahí pude quedar solo e impactar la pelota. Cuando se movió la malla... es una emoción que no se describe. Es un sueño demasiado grande, estoy demasiado feliz”, soltó el mediocampista en declaraciones a FIFA.com.

Herrera recalcó que este gol no es producto de la casualidad, para nada: “Trabajamos bastante la pelota parada durante los entrenamientos. Tenemos varias tácticas preparadas. Tenemos un excelentísimo cobrador de faltas como (Ronaldo) Lucena. La pelota va siempre bien templada, a la zona. Sé dónde puede caer y yo voy con todo, con mucha fe”.

Y finalmente, cargado de esa confianza y esa fe con la que se elevó a cabecear, advirtió: “Tenemos un gran grupo, soñamos, creemos y somos conscientes que estamos para ser campeones”.


|Información. @lideresdeportes|

Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top