En la mente del venezolano, el apellido "Dudamel" se ha convertido en sinónimo de triunfo y alegrías
En tan sólo esta semana, el director Gustavo Dudamel llevó la batuta de la filarmñocina de Berli, el pasado viernes en un concierto transmitido en 150 salas de cine de Europa; y este domingo el orgullo nacional se trasladó a las canchas del fútbol de Corea donde el director técnico, Rafael Dudamel, llevó a la selección Sub-20 venezolana a disputarse su primera final mundialista. 

Dudamel: Un antes y un después 

El yaracuyero no es extraño a librar batallas en el extranjero. En su carrera profesional como portero se ganó el apodo de “El Libertador”, al jugar para varios equipos de Argentina, Sudáfrica, Colombia y convirtiéndose en el primer venezolano en disputar una final de Copa Libertadores con el deportivo Cali en 1999.
Madre de Dudamel: Estoy satisfecha con el trabajo 
Con el pasar del tiempo, el fútbol venezolano unió a todos los venezolanos sin distinción alguna. Cuando el momento lo amerita, las familias venezolanas se reúnen para ver a la Vinotinto disputarse los partidos con una fe que desborda y un compromiso que se transmite en cada jugada.
Pero el peso del partido cambia según el espectador y así como Venezuela tiene en juego su historial como equipo, las familias de los jugadores y equipo técnico ven con nervios y detalle cada disputa, esperando lo mejor y emocionados hasta la médula.
Marisol Ochoa, madre del director técnico de la selección Venezolana, Rafael Dudamel, no escapa de este grupo. Por eso, en entrevista exclusiva compartió con GLOBOVISIÓN.COM su emoción luego de la final del mundial Sub-20, librada por el equipo Vinotinto que lidera su hijo.
"Estoy muy satisfecha con el trabajo y la labor que él (Dudamel) ha cumplido con estos muchachos. Primero, porque está sacando la cosecha de lo que ha sembrado y segundo, porque su crecimiento como técnico es impresionante. Vale la pena todo el esfuerzo que está haciendo aislado de la familia", expresó Ochoa.
Abogada de profesión, Ochoa aseguró que al conocer el resultado final "le dolía el alma" cuando la selección no logró la victoria absoluta. Sin embargo, dijo estar feliz por el desempeño del equipo. "Ha sido un paso agigantado el que han dado", destacó.

Una llamada

Ochoa relató que la vida futbolística de Dudamel comenzó con tan solo 11 años de edad en el estado Mérida, y que luego fue llamado a un “mundialito" en Caracas. “Ahí arrancó su carrera, entre los 14 y 15 años comenzó su pasión por el futbol”, detalló.
Recordó que para es entonces era poco lo que se hablaba de la cultura del fútbol en el país, pero que su hijo siguió su misión hasta que, a sus 39 años, terminó formalmente su carrera futbolística en Barquisimeto, para luego irse a Colombia.
“Siempre ha sido un hombre de muchos sacrificios. Le tocó estar separado de la familia por la dedicación con el fútbol”, destacó.
Asimismo, reveló los pasos de Dudamel para trascender fronteras
“A los 18 años, con una llamada que Rafael hizo a un empresario en Colombia, Rafael le ofreció sus servicios para que lo viera y le dijo: ‘¡Lléveme!’ Yo le pago el primer mes para que me vea. Posteriormente, a los cinco minutos, el empresario lo llamó y fue cuando empezó su carrera al sur de Colombia, en la ciudad de Neiba, en el Atlético Huila; ahí comenzó su carrera en Colombia. Así estuvo en varios equipos hasta que se vino a Venezuela”.
- ¿Cómo describe a su hijo?
- Lo describo como un hombre entregado siempre para bien; responsable, excelente hijo, amigo; es un padre abnegado; es un padre que hace tarea con sus hijas, que lee cuentos a sus hijas para dormirlas; es muy familiar: está pendiente de sus padres. Por donde pasa, Rafael va dejando una huella inolvidable con todo el mundo. No he tenido nunca una queja por mala conducta. ¡Jamás! (…) Los incidentes han sido por terceras personas.
- En el campo de juego: Al ser su madre, ¿juzga más o menos el desempeño de su hijo?
Hoy vi el juego y sentí lo mismo que he sentido toda la vida: Siento en Dudamel mucha responsabilidad; pero a la vez mucha angustia cuando dirige a sus jugadores; siento mucho orgullo (...).Cada vez que lo enfoca una cámara es para hablar bien de él en un país que está tan carente de formación, de cultura.
- ¿Qué le molesta a Rafael Dudamel?
- No le gusta la injusticia; él pelea hasta el final por lo justo. Por tanta rectitud es enemigo de la mentira, de la falsedad, de la flojera; es un hombre demasiado trabajador. 
- ¿Cuál es su mensaje para todos los padres de Venezuela?
- Mi mensaje es el siguiente: Los liceos y las escuelas enseñan una parte, pero es en el hogar que a los hijos se les inculca valores, disciplina; mucha rectitud para que puedan rendir cuando salen de las puertas de su casas. Hay que apoyarlos (...) Así seamos pobres: el traer un hijo al mundo implica que hay que darles educación y consejos.
- ¿Cuál es su mensaje para los venezolanos y especialmente para los políticos del país?
- Debemos unirnos sin distingo de colores, posiciones; sin distingo de nada. Venezuela es una; no podemos seguir separando a un grupo de otro. Le pido a este Gobierno que nos vea por igual a todos los venezolanos, porque no hay distingo, y todos amamos a Venezuela. Les pido que se revisen, porque los gobernantes los ponemos nosotros, el pueblo, y los funcionarios están puestos para protegernos. Ya no más muertos.
Adjudicarle la responsabilidad de una selección a un sólo hombre no es tarea fácil y aunque detrás del juego está un equipo técnico numeroso, es el seleccionador oficial quien tiene el deber de dar la cara por cada uno de ellos. Rafael Dudamel es, entonces, el ejemplo de que la vocación y la constancia aunada a los valores y el trabajo en equipo, son la fórmula de llevar alegría a una nación.

|Información. @globovision|

Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top