Guaros de Lara consiguió el trofeo que le faltaba, al titularse campeón de la Liga Profesional de Baloncesto (LPB), tras dominar a Marinos de Anzoátegui por 100-72, en el sexto partido de la Gran Final, celebrado a casa llena en el Domo Bolivariano de Barquisimeto.

14 años después de su fundación y, cinco años después de que lo adquiriera Jorge Hernández, los crepusculares alzan su primer título en el circuito profesional venezolano, bajo el nombre de Guaros de Lara. En 1983 bajo la denominación de Panteras de Lara, lograron el campeonato.

Así los larenses adicionan a una vitrina donde ya tienen dos Copas de América y la Copa Intercontinental, el trofeo de la LPB. Además, los crepusculares logran finalmente desquitarse de Marinos de Anzoátegui, con quienes habían disputado dos finales (2005-2015), al vencerlos en un sexto juego al llevarse la serie por 4-2 y, dominarlos con un contundente 100-72.

Guaros disputó su primera final en 2005 precisamente ante los orientales y cayó por 4-1. En 2006 repitió como finalista y volvió a ceder, esta vez ante Trotamundos de Carabobo, 4-2. Bajo la era de Jorge Hernández, tres años después de su adquisición, los larenses volvían a disputar el cetro ante los navales; la historia no fue distinta y cayeron 4-1 y debieron conformarse con el subcampeonato y ver celebrar en su propia cancha al adversario.

Finalmente después de un inicio de temporada un poco accidentado, los crepusculares corrigieron sobre la marcha y terminaron segundos de la Occidental con registro de 26 victorias y 12 derrotas. En semifinal chocaron ante Trotamundos de Carabobo y los despacharon 4-1. En la final de su división, no dieron tregua a Cocodrilos de Caracas y le devolvieron el 4-0 de 2016. Todo quedó servido para que Guaros se deshiciera en un mismo año, de sus tres férreos adversarios en el circuito y así fue.

Barrieron en el Domo Bolivariano en los primeros dos compromisos de la final. Se regresaron 1-2 de Puerto La Cruz y remataron la faena en su regreso a casa, ante su gente, ante su fanaticada.

Pese a ceder 23-21 el primer parcial, los larenses dominaron de principio a fin el encuentro. En el segundo lapso se alzaron por 33-18, para irse al descanso por 54-41. En la segunda parte Guaros se llevó 21-16 el tercer período. Así el juego se abrió y ya no hubo mañana. Se fueron a los 10 minutos finales venciendo 75-57.

El último cuarto prácticamente fue de trámite. De hecho el coach Vecchio se dio el lujo de rotar a sus jugadores y tener en cancha a los suplentes Yohanner Sifontes, Amos Acosta y José Martínez. Hicieron el trabajo y dominaron 25-15 para celebrar el primer título de la franquicia.

Nate Robinson quien finalizó con 17 puntos, se erigió como el Jugador Más Valioso de la Final. Zach Graham convirtió 18 puntos, Luis Bethelmy convirtió 15, mientras que Lazar Hayward aportó 11.
Por Marinos Jesús Centeno terminó con 15 unidades, Rafael Pérez sumó 11.



@guarosoficial


Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top