Fue una consulta popular, pero algunos medios optaron por llamarlo actividad de la oposición. Los que no quisieron evadir el hecho hicieron del eufemismo su guante para protegerse de las amenazas del gobierno, que desde el principio se empeñó en deslegitimar el plebiscito convocado por la oposición. Mientras, emisoras como RCR y Radio Fe y Alegría hicieron pases en caliente y sin limitaciones. También sorprendió que Televen, Venevisión y Globovisión transmitieran en vivo la declaración de los rectores cuando anunciaban los más de 7 millones de votos alcanzados en la consulta.
La semana pasada el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa denunció que Conatel “ordenó a las radios y televisoras no llamar consulta popular a la jornada, prohibir a anclas y periodistas fomentar o llamar a la participación y, además, obligó a estos mismos medios a no publicar las piezas de publicidad y propaganda que habían sido pautadas por la Mesa de la Unidad Democrática”. Fuentes confirmaron la prohibición hecha por el ente gubernamental. De hecho, en algunos medios suspendieron entrevistas con personalidades políticas impulsoras del plebiscito.
El domingo muchos medios desempolvaron el diccionario para buscar sinónimos, como dice Carlos Correa, de Espacio Público. “Era interesante escuchar, entre las que transmitieron, cómo los anclas y reporteros hacían maromas para no mencionar la palabra consulta. Incluso, ayer, un día después de las votaciones, aún les costaba. Sin embargo, hay que resaltar el trabajo de algunos medios impresos, digitales e iniciativas autogestionadas de periodistas que decidieron hacer la cobertura”, indica el experto.
Ayer, ningún canal de señal abierta emitió en vivo las declaraciones de Freddy Guevara, primer vicepresidente de la Asamblea Nacional, en las que anunció el paro de 24 horas del jueves y la designación de los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia que se realizará el viernes. Globovisión hizo retransmisiones con declaraciones de Samuel Moncada y Diosdado Cabello. Venevisión y Televen emitían telenovelas justo en ese momento.
A pesar de todo, la información se ha difundido. Correa nombra proyectos como Te Lo Cuento News, Capitolio TV, VPI, Vivo Play, así como páginas web como Runrunes. “El domingo hubo una lógica cooperativa por encima del tema de las audiencias en pos de la información. Cabe destacar el trabajo del Servicio de Información Pública, que se envía por Whatsapp. Hay que tomar en cuenta que un estudio de Tendencias Digitales indica que los venezolanos se informan bastante por esta plataforma. Hay periodistas que están trabajando con rigor las informaciones que circulan por ahí. Eso no quiere decir que no haya informaciones tendenciosas, bien sea por el sesgo del deseo o de forma deliberada lógica de desinformación”, explica.
En esto coincide Andrés Cañizales, de Medianálisis, quien advierte de la preponderancia del uso de Whatsapp para informarse. “La dinámica del ciudadano no pasa por encender la televisión, en algunos casos se asume la radio como alternativa. En esta crisis de 2017, ha surgido un gran referente informativo, para bien o para mal, que es Whatsapp. Buena parte de la población se informa por lo que recibe a través de sus contactos. Si bien, sigue habiendo una referencia en el público profesional joven y adulto medio de acudir a Twitter y demás redes sociales, esta herramienta de mensajería ha tenido un papel determinante. Muchos medios impresos se han sumado a iniciativas digitales, además de seguir trabajando en papel, pero el tema de Whatsapp ha tenido ciertas reservas porque es difícil conocer su impacto”.
A Luisa Torrealba, del Instituto de Investigaciones de la Comunicación de la UCV, le llamó la atención que aquellos periodistas que no podían hablar abiertamente sobre el plebiscito en los medios que laboran, lo hacían sin problemas a través de sus cuentas personales en redes sociales. Sin embargo, teme que se tomen medidas para restringir el uso de redes sociales. “Pueden arreciar los mecanismos de censura y criminalizar a cualquier ciudadano que emita opiniones. Preocupa también el uso abusivo de cadenas, que son otra forma de censura”.
Para Correa es importante resaltar que a pesar de las restricciones impuestas, como la prohibición de los mensajes que invitaban a participan, hubo más de 7 millones de votos. “Lo que está ocurriendo dejará una impronta en la forma en la que la gente se informa. Como hay reducción en el volumen del papel para periódicos, los medios impresos tendrán que hacer un esfuerzo muy grande para volver a posicionarse. No todos los medios se eliminan unos con otros. Hay espacio para los impresos, solo se redefinen. Lo que pasa es que el aparato estatal en Venezuela funciona como un elemento que distorsiona el desarrollo de los medios, porque su dinámica de regulaciones tiene mucho peso”, acota.

Información. @elnacionalweb

Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top