Se acabó la espera. Hoy se estrena la séptima temporada de Game of Thrones, la serie de las emociones y decepciones, de la que se tienen tantas expectativas cada vez que comienza.
El año pasado, la intriga era saber si Jon Snow (Kit Harington, valga decir, no viaja en maleta) volvía a la vida. Todo parecía estar centrado en esa resurrección de uno de los personajes con los que hay mayor apego, por su carisma y temple. Sin embargo, hay suficientes muestras de que esos vínculos no importan para los responsables de la historia. Si hay que desaparecer a una figura protagónica, no hay cavilaciones para hacerlo de la forma más cruel posible, como ocurrió con Rob Stark (Richard Madden) en “La boda roja”, que hizo saltar a tantos de sus asientos, literalmente.
El año pasado, uno de los hechos más comentados y vanagloriados fue sin duda “La batalla de los bastardos”, que estuvo liderada por Jon Snow y Ramsay Bolton (Iwan Rheon). Más allá del enfrentamiento de estas dos figuras tan antagónicas, fue uno de los mayores logros cinematográficos de la saga. El episodio estuvo a cargo del director Miguel Sapochnik, quien precisamente ganó el Emmy por esta hazaña que convirtió a Snow en Rey en el Norte.
Ahora, cuando el invierno se siente cada vez más cerca, pareciera que todo está dispuesto para capítulos como el mencionado. Además, se espera que finalmente se encuentren personajes que han estado distantes durante mucho tiempo. La séptima temporada, sin duda, promete.
Cersei Lannister (Lena Headey), una de las contrafiguras más intimidantes, odiada y admirada al mismo tiempo, ocupa el Trono de Hierro luego del estruendoso golpe propinado a quienes dificultaban su ascenso al poder al hacer explotar el Gran Septo de Baelor.
“La gran guerra ha llegado”, advierte el tráiler oficial, en el que se puede ver que el ejército de los Lannister se enfrenta con el de Daenerys Targaryen (Emilia Clarke), destinada según ella a gobernar los Siete Reinos y quien tiene a Tyrion Lannister como importante aliado.
Como se sabe, en Game of Thrones el hervidero tiene varios frentes y en esta ocasión podría intensificarse aún más la situación, especialmente en el Norte, donde Sansa Stark (Sophie Turner) es objetivo de las cizañas de Meñique. En las más recientes escenas difundidas se ve cómo la incita a ser ella la mandamás en la región, en lugar de Jon Snow, sobre quien todavía pesa ser considerado el hijo bastardo de Eddard Stark (Sean Bean).
Ambos hermanos se reencontraron, pero queda la duda de cuánto durará en la serie esta unión. Sin embargo, en el segundo avance se escucha a Sansa decir que cuando la nieve cae y el viento blanco sopla, el lobo solitario muere pero la manada sobrevive. Sus palabras se oyen mientras Snow cabalga solo y herido más allá del Muro. La oración puede interpretarse como una recapacitación de la joven ante los vientos de guerra o, por el contrario, la manifestación de un deseo de sacar del juego a su hermano.
Hay que recordar también que en estos adelantos ofrecidos por HBO se ve cómo Arya Stark (Maisie Williams) llega al Norte y también cómo su hermano Brandon Stark es recibido en el Castillo Negro. Este último, además, parece que tendrá una participación determinante en el enfrentamiento con los Caminantes Blancos y su líder.
En esta séptima temporada, la penúltima, se espera que se encuentren Daenerys Targaryen y Jon Snow enDragonstone, como se ha visto en varias fotos filtradas de las grabaciones, lo que ha generado todo tipo de especulaciones sobre lo que puede ocurrir entre ambos.
Nuevamente surge la duda de si se conocerá el paradero de Gendry, heredero de Robert Baratheon, así como se espera saber qué ocurrió con Jorah Mormont (Iain Glen), de quien apenas se ve un brazo en uno de los avances. Es conocido que el guerrero fue infectado de psoriagrís por los Hombres de Piedra en la quinta temporada. También hay expectativa por los derroteros de Melisandre (Carice van Houten), la hechicera causante de tanta indignación entre los seguidores de la historia, pero que también es la responsable de que Jon Snow haya resucitado.
Son muchas las preguntas por responder, así como las apuestas que los expertos y fanáticos han hecho sobre la forma en que se solucionarán los entuertos. Pero una sola cosa es segura, los espectadores verán más traiciones y lealtades a esos personajes que intentan alcanzar el poder en los Siete Reinos, un trono por el que ha corrido ya mucha sangre.
Historias derivadas
George R. R. Martin, autor de la saga literaria Canción de hielo y fuego en la que se basa Game of Thrones, anunció en mayo que tiene varias ideas para otra serie inspirada en estas historias que se han vuelto no solo un best seller en la industria editorial, sino también en la televisión con la adaptación hecha por HBO desde el año 2011.
“Cada uno de los conceptos que estamos tratando es una precuela, más que secuelas. Incluso, alguna historia puede que no esté ambientada en Poniente. Yo las llamo series sucesoras”, declaró al diario El País de España.
La revista Forbes lo ubicó en 2016 en la duodécima posición de los 14 autores con mayores ganancias, con un total de 9,5 millones de dólares. Su nombre figura junto a referencias como Stephen King.

Información. @elnacionalweb

Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top