Cantor Fitzgerald LP, banco de inversión basado en Nueva York, dejó de negociar la deuda venezolana este martes, cuatro días después de que el Departamento del Tesoro impusiera sanciones financieras al país por socavar la democracia.

La medida es la primera restricción general a los bonos venezolanos por parte de una gran institución financiera estadounidense. La negociación de la deuda venezolana, hasta hace poco entre los bonos de mercados emergentes más fáciles de comprar, ha mostrado una desaceleración esta semana reflejando los esfuerzos de los inversionistas que evalúan el impacto de las sanciones estadounidenses.

Cantor, uno de los mayores intermediarios para operadores de Wall Street, así como sus filiales GFI Group y BGC Partners, retiraron de las subastas todos los bonos emitidos por la República de Venezuela y Petróleos de Venezuela, informó The Wall Street Journal, citando a clientes de Cantor que optaron por el anonimato.

Solo $7,4 millones del valor del bono de Pdvsa con vencimiento en 2024 cambiaron de manos el martes, menos de la mitad de la cantidad de hace un año y mucho menos de los $141 millones negociados el 24 de agosto, el último día antes de las sanciones, según datos de MarketAxess.

Los grandes bancos de inversión de Wall Street continuaron comprando y vendiendo bonos venezolanos el martes, dijeron inversionistas a WSJ. Pero el diferencial (spread), entre los precios de compra y venta de los bancos se amplió hasta un punto porcentual desde medio punto, dijeron, mostrando que los bancos están cobrando más a los clientes para ejecutar operaciones que perciben como riesgosas.


Información. @elestimulo

Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top