Las alarmas se han encendido nuevamente en Venezuela. Esta vez la causante ha sido la salida del aire de los canales colombianos Caracol Televisión y RCN por orden del gobierno de Nicolás Maduro.
La medida ha causado preocupación y rechazo en la mayoría de los venezolanos, quienes a través de las redes sociales, acusaron a Maduro y su gobierno, de vulnerar el derecho a la información y la libertad de expresión en Venezuela.
Para el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa, SNTP, la salida del aire de ambos medios de comunicación, deja en evidencia el carácter dictatorial del gobierno venezolano.
El país suramericano vive sin duda uno de sus peores momentos de la historia, con una agravada situación económica, violación de derechos humanos, crisis social y lo que parece ser la nueva forma de atacar del gobierno, el cierre de medios de comunicación.
La llamada revolución ha traído más persecución y restricciones para quienes laboran en la prensa. El primer golpe lo dio Hugo Chávez el 27 de mayo del año 2007 cuando ordenó el cierre definitivo del canal pionero de Venezuela, RCTV, medio al que no le renovaron su concesión.
Ese episodio marcó la historia del país en materia de libertad de expresión y derecho a estar informado. Las agresiones no cesaron y por el contrario han ido peligrosamente en aumento durante los últimos años.
Bajo el gobierno de Maduro se ha ordenado en menos de un año la salida del aire de al menos cuatros canales de televisión, entre ellos CNN Y NTN24, además de las innumerables radioemisoras cerradas por CONATEL y la aplicación de medidas de restricción a informar impuesta a medios venezolanos.
El 2017 ha sido un año difícil para la prensa venezolana. Según la ONG, Espacio Público, sólo desde enero a abril, ocurrieron en el país al menos 261 violaciones a la libertad de expresión, lo que equivale a un 200 por ciento más registrado en el mismo periodo del año pasado.
Control de medios
Pero el cierre de medios de comunicación no es la única alternativa que tiene el gobierno para tratar de controlar la información y evitar que se diga lo que no se quiere escuchar.
Para expertos en el área, la revolución bolivariana de Hugo Chávez y ahora de Maduro, ha impulsado una hegemonía comunicacional en Venezuela, ejecutando nuevas maneras de censurar la información.
La compra de medios de comunicación se ha convertido en los últimos tiempos en una forma sutil y sofisticada de censurar la noticia. La intención es cambiar las políticas editoriales que históricamente han sido críticas al gobierno, tal como ocurrió con la cadena Capriles y El Universal.
Gobierno se defiende
Estas medidas han sido defendidas por el gobierno de Maduro, que acusa a medios nacionales e internacionales de generar una campaña difamatoria en contra de Venezuela.
Ocurrió en el caso de CNN en Español, a la cual Conatel, señaló de emitir argumentos sin probar, esto en relación a un reportaje presentado por la cadena de noticias internacional en el que hacían referencia a una supuesta red para la venta de pasaporte venezolanos a ciudadanos de Oriente Medio a cambio de dólares.

Redacción. @Jeferbanganho 

Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top