Francia “deploró” hoy lunes 7 de agosto la destitución de la Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, y aseguró que “no contribuye a la pacificación” y a la “reconciliación nacional indispensables para acabar con la actual crisis” que atraviesa el país.
El portavoz del Ministerio francés de Asuntos Exteriores señaló a la prensa que Ortega Dìaz “encarnaba una institución fundamental para el estado de derecho en ese país“.
“Esta decisión no contribuye a la pacificación, el diálogo y la reconciliación nacional, que son indispensables para acabar con la grave crisis actual”, agregó.
Francia seguirá con atención la situación personal de Ortega al igual que la de los opositores encarcelados y el respeto del estado de derecho en Venezuela, señaló.
La fiscal general fue destituida tras cuestionar la limpieza del proceso electoral para la creación de una Asamblea Constituyente lanzado por el Gobierno de Nicolás Maduro y que no ha sido reconocido por una decena de países de la región ni por la Unión Europea.
Debilita orden democrático 
A la par, la representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Federica Mogherini, afirmó hoy que la toma de posesión de la Asamblea Constituyente en Venezuela y la destitución de la fiscal general, Luisa Ortega, dificultan la “vuelta pacífica al orden democrático”.
“La investidura de la Asamblea Constituyente y sus primeras acciones, incluyendo la remoción de Luisa Ortega de su puesto en el Ministerio Público, han debilitado más las perspectivas de una vuelta pacífica al orden democrático en Venezuela“, destacó una portavoz de Mogherini en un comunicado.
También “ha incrementado la polarización de una sociedad ya dividida”, lamentó.
La portavoz insistió en que “no hay alternativa al respeto de las instituciones legítimas, a la separación de poderes y al derecho de los ciudadanos a expresar libremente su opinión política”.
“El Gobierno de Venezuela tiene la responsabilidad de garantizar el respeto de la Constitución venezolana”, enfatizó, y reiteró que la UE “llama a todos los actores en Venezuela a trabajar por instalar la confianza necesaria para una solución negociada de la crisis institucional”.
Pidió además al presidente Nicolás Maduro que “libere urgentemente a todos los prisioneros políticos y garantice el respeto del Estado de Derecho y los derechos humanos”.
La UE, destacó, “seguirá trabajando con todos los socios, nacionales e internacionales, para garantizar un apoyo adecuado a un retorno no violento al orden democrático y una solución a los apuros económicos y sociales” en los que se encuentra el pueblo venezolano.
Información. @efectococuyo