En las puertas de la morgue del Hospital Central Antonio María Pineda de Barquisimeto, se encontraban los padres de Eduardo Orozco de 19 años, asesinado ayer en el distribuidor Bellas Artes de la avenida Ribereña, Cabudare, Lara. 

Eduardo Orozco, padre, aseguró que el disparo en la cabeza que recibió su hijo fue durante una emboscada realizada por funcionarios del Conas, quienes llegaron al lugar en varios vehículos marca Orinoco y disparando con armas largas y cortas hacia todas partes, por lo cual rechazó versión de enfrentamiento. 

Se conoció que el muchacho era estudiante de Comercio Exterior de la Universidad Alejandro de Humbolt de Valencia y era el mayor de tres hermanos. 


@periodicodelara
@carlosi_suarez


Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top