El encuentro amistoso entre Guaros de Lara y el UCAM Murcia en el Pabellón Príncipe Felipe, de San Javier, Murcia, de España, quedó marcado por el desatino, luego de que la terna arbitral designada para el partido, sancionara con expulsión a todos los jugadores suplentes que intercedieron para evitar un cruce de palabras entre jugadores del equipo anfitrión y el refuerzo crepuscular, Mario Líttle, luego de una acción de juego.

A falta de 4:44 minutos por jugar del tercer cuarto, de un duelo físico al extremo, un choque de Little con el murciano Marko Lucovic, sancionado con una falta antideportiva por el colegiado, provocó que ambos banquillos ingresaran a la cancha para evitar una reyerta. La acción, generó la respuesta de los colegiados, más de cinco minutos después del hecho, y éstos procedieron a aplicar a rajatabla el reglamento contra ambos conjuntos. La situación dejó a Guaros con sólo cinco jugadores. 

El inamistoso gesto de la terna arbitral contrastó en extremo con la fraternidad y calidez del equipo local, anfitrión de la cita, y con el de una ciudad que recibió con toda su hospitalidad al equipo venezolano. Y muestra de ello fue que la circunstancia de Little fue, lamentablemente, la más grave de un partido que amenazó con una fuerte lesión a José Vargas, y la expulsión del entrenador Guillermo Vecchio, al reclamar la permisividad de los colegiados con el juego rudo.

"Es lamentable”, dijo José David Hernández gerente deportivo de Guaros. “Los árbitros no supieron manejar la situación. Era un juego amistoso, pero los jugadores salen por el triunfo y estas circunstancias lo que hicieron fue poner en riesgo su físico y el gran objetivo que buscamos al final de este viaje. Pedimos excusas con el corazón a Murcia, que nos atendió extraordinariamente, pero lo que hicieron los colegiados era algo que nos afectó mucho" agregó.

UCAM Murcia saltó a la cancha con lo suyo al igual que Guaros y desde el salto entre dos se marcó el tono del encuentro. El primer cuarto cerró 22-14 a favor de  los universitarios, y la brecha no hizo más que extenderse, en parte por la inobservancia arbitral. El segundo tramo cayó 54-35, con el conjunto crepuscular afectado por faltas.

La historia del tercer acto se truncó con el episodio de Little

Tras la decisión de expulsar a todos los suplentes de Guaros y algunos del Murcia, el conjunto larense decidió retirarse a los camerinos, pues ante la actitud de los árbitros, optó por preservar la integridad física de los cinco jugadores que quedaron en cancha, tres de ellos titulares en el primer equipo, en función del gran objetivo de la gira española como lo es la Copa Intercontinental, que se jugará este domingo 24 en
Tenerife.

Este miércoles, Guaros de Lara retorna a Madrid para continuar sus entrenamientos y disputar su último partido amistoso antes del encuentro por la Intercontinental. Este jueves, la cita será contra el Movistar Estudiantes en el Gimnasio José Magariños, desde las 9:00 de la noche, hora local.
El equipo viajará el viernes 22 a Tenerife, ya con la incorporación de su base estrella Nate Robinson, quien arribará a la península ibérica este 21 en horas de la tarde.

Nota de prensa

Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top