Decenas de socorristas luchaban el miércoles por rescatar con vida a una niña que logró sacar una mano de entre las ruinas de una escuela que se desplomó tras el devastador sismo que sacudió a México, que ha dejado 225 muertos y arrasado con medio centenar de edificios.
El equipo de especialistas clamaba silencio mientras apresuraba los trabajos cuidadosamente para evitar que la estructura, soportada por pilotes de madera, se derrumbara y acabara con la vida de la menor.
Al menos un perro rescatista entró varias veces por los huecos de la derruida estructura y por donde se introdujo una manguera para hidratar a la pequeña, que cumplía más 20 horas atrapada en el colegio Enrique Rébsamen, ubicado en el sur de Ciudad de México, donde casi un centenar de personas ha muerto.

Padres angustiados y con ojos llorosos aguardaban en silencio frente al colegio de educación básica y media, de donde han sido rescatados 11 menores sobrevivientes y recuperados 25 cadáveres -21 niños y cuatro adultos.
El martes por la noche, el presidente Enrique Peña Nieto dijo que había allí unos 30 niños atrapados junto a 12 adultos.


Información. El Comercio 

Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top