“Nosotros no somos responsables de las fotografías divulgadas”, así comenzó su intervención la estudiante de Medicina de la Universidad Centro Occidental Lisandro Alvarado, Mariam Valiño, una de las detenidas el pasado lunes por funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional, Sebin, por el caso de las polémicas imágenes tomadas a unas parturientas durante un parto improvisado en el Hospital Seguro Social Pastor Oropeza.

En rueda de prensa, la joven relató que en horas de la mañana de ese día recibieron una notificación por parte del Director del Servicio del centro médico, quien les exigió asistir, en calidad de testigo, a la sede del Sebin para declarar sobre la divulgación de mencionadas fotografías.

“Nunca se nos preguntó si queríamos ser testigo del caso, solo fue una orden, nos dijeron tienen que ser testigo y punto”, denunció Valiño, quien además aseguró que los funcionarios del Sebin no le permitieron en ningún momento mantener comunicación con sus familiares.

“Al llegar al Sebin nos despojaron de nuestros teléfonos celulares y las identificaciones personales”, denunció la joven en sus declaraciones.

Ambas estudiantes se mantuvieron privadas de su libertad hasta horas de la noche del lunes cuando finalmente fueron liberadas por los funcionarios del Sebin, “El proceso se dilató más de lo esperado. Nuestra declaración culminó pasada la una de la tarde y no nos dejaron libres sino hasta horas de la noche”.

Rechazaron la actuación de las autoridades, tanto médicas como de seguridad, al considerar que quien tomó las fotografías no cometió delito alguno.



Redacción. Jeferson Banganho  

Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top