Luego de cuatro meses de lo que sus familiares han catalogado como un secuestro, el dirigente político Carlos Graffe recibió la medida de arresto domiciliario de parte del Tribunal Sexto en funciones de control militar de Carabobo.
La decisión fue tomada por el delicado estado de salud del joven, quien padece de litiasis renal y requiere una intervención quirúrgica que estaba programada para finales de julio.
Graffe fue detenido el pasado 13 de julio en la avenida Bolívar Norte de Valencia, a su salida de una actividad política previa al proceso consultivo que realizó la posición tres días después. Se le acusa de traición a la patria, instigación a la rebelión y sustracción de efectos militares. Presuntamente se le incautaron armas y explosivos para el momento de la aprehensión, realizada por funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana.
A la 7:00 a.m. de este miércoles fue trasladado desde el Hospital Militar de Caracas, donde se se encontraba desde el 14 de octubre, hasta la sede de la 41 Brigada Blindada de Carabobo, ubicada en Naguanagua, donde sus familiares aún esperan la salida del dirigente de Voluntad Popular, quien será llevado custodiado a su residencia.

@elcarabobeño 

Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top