Son 317 nombres registrados en la lista de presos políticos en Venezuela, sin embargo al encuentro realizado ayer con la Comisión para la Defensa de los Derechos creada por las negociaciones entre el gobierno y la oposición, solo asistieron 24 familiares.

Entre llantos y peticiones de libertad para sus hijos, hermanos y esposos, estos representantes desconfiados del proceso de diálogo que se realizará el 1º y el 2 de diciembre en República Dominicana, pidieron a los parlamentarios que exijan la liberación antes de dar inicio a las conversaciones.

Alejandro Antich, hermano del primer teniente Ricardo Antich Zapata -condenado por su presunta culpabilidad en el Golpe Azul, en febrero de 2015-, cuestionó las tantas veces que se ha confiado en el diálogo para que se haga justicia en los casos de los presos políticos, por lo cual en esta oportunidad pide que se les libere con anticipación.

“¿Es posible que se liberen antes del 1º y 2 de diciembre? Aquí lo exigimos. ¿Cuántas veces hemos confiado? A los policías, a los militares, ¿quién los nombra? (…) Este salón no está lleno porque no hay confianza”, expresó Antich, secundado por Vasco Da Costa, quien también estuvo preso.

Da Costa aseguró que de iniciarse otro diálogo sin que se hayan liberado a todos los detenidos durante las protestas, realizarán manifestaciones de calle. “Queremos la liberación antes del diálogo”, exigió durante su intervención.

OEA presente. Los familiares, además de insistir en que no se utilicen a los presos políticos como fichas en las mesas de las conversaciones, solicitaron al diputado Stalin González, presidente de la comisión, incorporar al secretario general de la Organización de Estados Americanos Luis Almagro como garantía de que la lista se presentará en su totalidad.

“¿Por qué no incorporan a Almagro que tiene la lista certificada? ¿Por qué no dejan los misterios y permiten que nosotros podamos estar ahí? Merecemos la verdad, que la conozca Venezuela y el mundo”, indicó Mariana Ortega, hermana del ex preso político Efraín Ortega, al resaltar su desconfianza en el diálogo.

Ortega planteó interrogantes sobre las condiciones que pueden pedir a cambio los representantes del gobierno en este nuevo acercamiento. “¿Qué es lo que pide el gobierno con respecto a este diálogo? ¿A cambio de qué quiere dialogar? Yo no creo en el diálogo. Salen unos y entran otros”, señaló.

La abogada, que también es miembro del Foro Penal, dejó claro que no estaba allí en representación de esta organización, pues el foro decidió no acudir al llamado de la AN al igual que otras ONG convocadas.

Desgarrador. En medio de la reunión, también hubo momentos tensos pues a Migdalia Rodríguez, mientras imploraba por la libertad de su hijo, Carlos Pereira, la voz se le fue quebrando hasta explotar en llanto y gritos.

Rodríguez había protagonizado una escena similar minutos antes, cuando se arrodilló frente a las cámaras y lamentó la salud del joven de 19 años de edad recluido en Macarao, que fue diagnosticado con cáncer en un riñón.

A continuación, a otra de las madres se le bajó la tensión y no pudo contener las náuseas entre tanto dolor. Fue sacada de la sala para recibir asistencia médica, mientras los demás lamentaban lo ocurrido y hacían más fuertes sus exigencias.

También asistieron padres de jóvenes asesinados. David Vallenilla, padre de David José Vallenilla, y Zugeimar Armas, madre de Neomar Lander, aseguraron que se mantendrán en la lucha, acompañando a quienes todavía pueden tener la esperanza de compartir en casa con sus familiares.

Cifras. En el encuentro fueron contabilizados 50 presos gravemente enfermos, uno de ellos, Carlos Pereira, con cáncer en un riñón, y Carlos Julio Velasco que presenta quistes en los testículos.

Tanto la madre de Velasco, Claire Marín, como Migdalia Rodríguez y Beatriz García, madre de Guido Rodríguez, mantienen la fe en poder ver a sus hijos fuera de las rejas, y aunque no confían en esta negociación, le piden a los participantes opositores “luchar por sus familiares”.

Medicamentos. En la tarde, la misma comisión se reunió con la Sociedad Venezolana de Cardiología que puntualizó como petición urgente la permisología para trasladar medicinas desde el exterior y el interior del país.

Se destacó que la situación en el sector salud es crítica y por ello están dispuestos a dar asistencia en los hospitales. “Queremos que nos asignen los materiales y eso requiere de acuerdos”, dijo el doctor José Miguel Torres.

Información. El Nacional


Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top