Unos 900 operadores de Transbarca quedaron sin que les vendieran pernil porque sólo llegaron 50 y según ellos, se los vendieron sólo al personal administrativo, por lo que paralizaron unas 30 unidades en protesta. 

Denunciaron que Nelson Torcate, presidente de la institución los amedrenta por protestar y los cambia de sus puestos de trabajo. Afirman que no les dan los beneficios que les corresponden y que desde hace tres años no les dotan de nuevos uniformes, por lo que deben trabajar con su ropa de uso diario. 

También afirman que los pantalones de los uniformes de los venden hasta en 150 mil bolívares. Pidieron a la gobernadora Carmen Meléndez tomar cartas en el asunto. 


Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top