Cada 15 de enero se celebra en nuestro país el Día del Maestro, fecha que conmemora la fundación de la Sociedad de Maestros de Instrucción Primaria en 1932, que luego se convirtió en la Federación Venezolana de Maestros.
En 1945, el presidente Isaías Medina Angarita decidió decretar tal conmemoración como homenaje permanente a los educadores venezolanos. En la actualidad, esta celebración se hace en medio de una grave crisis. Los bachilleres no se animan a seguir los pasos de quienes los recibían cada mañana para darle clases, por lo que el gremio educativo corre el peligro de quedarse sin generación de relevo, reseña La Verdad.
Gualberto Mas y Rubí, presidente del Sindicato Unitario del Magisterio del estado Zulia, explicó que hoy la educación en el país atraviesa por una hora “aciaga”. “Yo siempre digo que la educación no es para lucrarse, pero tampoco es para ser esclavos. Hoy en día los maestros aportan para la papelería de un boletín porque una resma de papel cuesta un millón de bolívares, además lidian con problemas como la inseguridad en las escuelas y la falta de efectivo para transportarse”.

Esas situaciones junto a otras hacen que entre 40 y 50 docentes se marchen del país a diario. “El talento se nos va. Para el año pasado en una parroquia del oeste de Maracaibo se fueron cuatro mil educadores, lo que representa para esa jurisdicción cerca del 40 por ciento de sus maestros”, señaló el docente.
Enumeración 
Indicó que un docente con sus respectivas maestrías tiene un sueldo de dos millones de bolívares en un momento con una crisis económica en la que ese sueldo no significa nada. Recordó que también existen educadores que aún esperan por sus cargos. “Ni hablar de los jubilados, quienes al pasar a ese estatus pierden los cestatiques, lo que representa el 70 por ciento de su ingreso mensual”.
Otro problema con el que se enfrentan los maestros es la inseguridad en las escuelas. Suma recibió un reporte que solo en una semana robaron 18 escuelas durante el receso de diciembre. Otro documento del gremio maneja una situación en la que los habitantes de una comunidad de la parroquia Antonio Borjas Romero, se llevaron los alimentos destinados a los alumnos de una institución.
Los seguros médicos como el HCM del Ministerio de Educación solo cubren 250 mil para el titular y su familia, mientras que el de la Gobernación paga 300 para el educador. “El Instituto de Previsión y Asistencia Social para el Personal del Ministerio del Poder Popular para la Educación (Ipasme) lo acabaron en estos 19 años”, destacó el dirigente gremial.

Información. El Carabobeño 

Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top