La crisis venezolana pareciera haber llegado también al Parque Zoológico y Botánico Bararidas de Barquisimeto, uno de los pocos en el país dentro del urbanismo ciudadano y que años atrás lucía como una de las atracciones favoritas para propios y visitantes. 

Actualmente, el parque no cuenta con los paseos a bicicleta, tampoco un mantenimiento óptimo. Algunos de sus vehículos se observan con falta de cauchos, incluso el tren por donde paseaban a los niños al rededor de las hectáreas. 





Atrás quedaron las lagunas limpias, aseadas y llenas de animales. Apenas tienen agua hoy día, con un color bastante oscuro, pareciera sin mantenimiento óptimo y unas cuantas tortugas que reciben poca comida de los visitantes. Seis caimanes o cocodrilos están en el lugar, un oso que pareciera estar a dieta al igual que el viejo elefante que apenas interactúa con el público.




Muchos de los animales exóticos y vistosos ya no están, otros sobreviven a la crisis y es que, mantener actualmente un parque de esta envergadura no es tarea fácil. 

Hay un cementerio de jaulas a la vista del público y así como eso, muchas son las cosas que sólo quedan en la memoria de los barquisimetanos que anhelan el antiguo zoológico y que esperan vuelva a sus mejores años. 
Texto y fotos: @Carlosi_suarez







Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top