Francisco Arrollo Ramos, murió desnutrido la tarde del martes. Sus familiares fueron a buscar ayuda en la alcaldía de Turén, estado Portuguesa, donde han vivido desde siempre. Al parecer, el alcalde Onofrio Cavallo, les negó la ayuda por no tener una partida dispuesta para tal fin, por lo que la familia del difunto, enardecidos, tomaron el cadáver, lo envolvieron en unos toldos y lo dejaron en la puerta de la alcaldía. 

Los toldos con lo que los envolvieron estaban puesto para la celebración del aniversario de Turén, que se realizará este primero de marzo, por lo que las personas reclamaban que cómo es que había dinero pero para celebraciones pero no para entierros de personas. 

Posteriormente, el alcalde asumió los gastos fúnebres del hoy occiso, aunque debió esperar la protesta de la gente para poder hacerlo

Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top