"Esas son cosas que deben definir los médicos... soy abogado y no puedo responder", esa fue la afirmación que emitió Ana María Freitez, directora del Servicio de Oncología del Hospital Central Antonio María Pineda de Barquisimeto, ante las interrogantes de los periodistas de si dejarían morir a los pacientes que tienen hasta seis meses sin radioterapias porque el aparato está dañado. 

Freitez se mostró asustada e insegura ante los medios de comunicación que fueron hasta el servicio porque los pacientes protagonizaron una protesta para exigir sus derechos ya que el aparato que necesitan no funciona.

Según la médico oncólogo del lugar, hace un año inició la situación, "han hecho reparaciones imparciales y en enero se restableció pero funcionó sólo 15 días y quedaron 30 pacientes inconclusos y otros 500 que esperan por la atención porque atendemos a personas de todo el país". 

Freitez, entre tanto, dijo que no han paralizado sus actividades pero que no han conseguido el técnico que repare el equipo, sin embargo, será después de Semana Santa que inicien las labores de reparación. 

"Esperemos que pasen estos días para que todo comiencen nuevamente el día 2 (de abril), estamos en trámites administrativos, es un solo técnico que repara estos aparatos para todo el país. Estamos esperando adquirir la bomba que no la hay en el país": 

Afirmó que la situación escapa de sus manos, "no hacemos nada para los pacientes con gran disposición porque no hacemos nada". 

Culpa de la gestión anterior
María García Lara, es la directora del Hospital Central Antonio María Pineda de Barquisimeto, ella sí es médico pero su respuesta fue hacia el lado político. "Deben preguntarle a la gestión anterior", fue lo que explicó ante las incógnitas de por qué no se había reparado el equipo. 


Y aunque el gobierno de Carmen Meléndez sólo tiene cinco meses en ejecución, García está en el puesto desde hace tres meses, "no se el equipo... el material no lo hay", afirmó, al tiempo que aclaró que ella no tenía la autoridad para pedir ante el Dicom, dólares preferenciales para adquirir lo necesario, "preguntenle a ella (Carmen Meléndez) porque yo no estoy autorizada para eso  que es la que debe hacerlo". 

Mientras tanto, los pacientes continúan con sus reclamos, sus quejas, a veces más fuertes que los dolores que sufren producto del cáncer que padecen. Otros simplemente se resignan y se aferran a la fe en Dios para ser liberados de la enfermedad. 

Texto y foto: CIS

Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top