El Día Mundial del Agua se propuso en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo efectuada en Río de Janeiro en Brasil del 3 al 14 de junio de 1992 y celebra anualmente el 22 de marzo desde 1993 como medio de llamar la atención sobre la importancia del agua dulce y la defensa de la gestión sostenible de los recursos hídricos.

En el marco de esta celebración la doctora Sobella Majías hizo referencia a la problemática que se está viviendo por la falta del vital líquido,  “Las protestas diarias por la falta de agua potable indican que se coarta el derecho humano de los ciudadanos de acceso al vital líquido y este 22 de marzo, “Día Mundial del Agua”, los larenses lo celebraremos con sed debido que cada día es peor el suministro del agua en las comunidades”, dijo.

Todos los días observamos y escuchamos a través de los medios de comunicación las protestas ciudadanas por la carencia de agua en las comunidades, ciudadanos clamando la presencia del vital líquido.

La sed de la gente también es mi problema y como luchadora social llamo a los representantes de los diferentes niveles de gobierno a tomar medidas eficientes para resolver este grave problema, que se busquen los recursos suficientes para atender los sistemas colapsados como Dos Cerritos, está pendiente la conclusión del Sistema Hidráulico Yacambú Quíbor y el resto de los sistemas también requieren de las inversiones para los municipios, como Los Quediches para Torres.

El acceso al agua potable es un derecho humano en forma sistemática violado, ratificó la luchadora social, pues sus diversos servicios juegan fundamental papel en la reducción de la pobreza, en el crecimiento económico y la sostenibilidad ambiental. El agua propicia el bienestar de la población y tiene impacto positivo en la vida de las personas al incidir en cuestiones que afectan a la salud humana, la seguridad alimentaria y energética y al medio ambiente.

Cada año, el Día Mundial del Agua destaca un aspecto particular relacionado con este vital recurso centrado este año en explorar cómo la naturaleza puede ayudarnos a superar los desafíos que plantea el agua en el siglo XXI y se busca crear consciencia sobre la importancia de la reforestación de bosques y manglares y comprender que el agua depende de la preservación que hagamos de los ecosistemas.

Es una pena que los larenses este año celebramos el Día Mundial del Agua con sed, con las gargantas resecas, con protestas por los tobos vacíos, concluyó.

Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top