Para los visitantes de la Comunidad Penitenciaria Fénix parece que no es suficiente con tener a sus familiares detenidos, puesto que el trato inhumano por parte de las custodias de ese sitio empeora la situación.

Familiares de los privados de libertad denunciaron que han sido maltratadas, físicamente, verbalmente y psicológicamente por parte de las custodias en el reclusorio Fénix. Mirlena Romero, quién viajó desde San Felipe para ver a su esposo, condenado por robo, relata que funcionarias de ese sitio carcelario les revisan "hasta el alma" antes de entrar a hacer la respectiva visita. Las mandan a toser, a subir, a bajar, les dicen que se monten en unas sillas para revisarles con una linterna sus genitales. 

A este centro penitenciario entra un aproximado de 120 visitantes, y denuncian que varias mujeres se orinaron y defecaron de tanto que las pusieron a pujar. "Las mujeres salían desmayadas de los cubículos debido al desgaste físico que les causa este tipo de situaciones tan desagradables para cualquier ser humano", contó una fuente que no quiso develar su nombre.  

Las afectadas responsabilizan a un grupo de femeninas egresadas de la Universidad Nacional Experimental de Seguridad  (UNES) que sin importarle edad alguna han vejado a estas personas causándole daños físicos y morales.

Le hacen un llamado a las autoridades para que tomen cartas en el asunto puesto que ellos están conscientes que si existen personas que se prestan para ingresar objetos o sustancias ilícitas al este sitio de reclusión, sin embargo, no es motivo para humillar a personas inocentes.   








GF
Foto referencial 

Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top