Un calvario es lo que deben vivir más de 4500 familias de la urbanización La Rosaleda, al este de Barquisimeto, quienes tienen más de un mes y medio sin el servicio de agua potable por tuberías. "¿Dónde está la esperanza que nos prometió la gobernadora? Nos prometieron un camión cisterna semanal para tantas personas, eso es una burla", afirmó Darkyn Quintero, una de las vecinas de la zona. 

Aproximadamente a las 07:00 A.M., salieron estas personas en protesta y con bandera de Venezuela en mano junto con sus pipotes donde recogen agua, salieron a reclamar sus derechos. Dicen estar cansados de la situación. "Esto es en todo el estado. Afecta a los pobres, ricos y clase media", comentó Mariana Jiménez, quien estaba enardecida sentada sobre un tobo cerrando el paso. 


Al lugar arribaron funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana y de la Policía del estado Lara para intentar mediar y abrir. El objetivo lo lograron a las 10:40 a.m., cuando en comunicación con directivos de Hidrolara, consiguieron que este jueves llegase un poco de agua pero los vecinos afirmaron que de no recibir el servicio continuo, volverán a cerrar. 



Cisternas en dos millones

Hasta dos millones deben cancelar los habitantes de La Rosaleda para comprar un camión cisterna, el cual lo adquieren al menos una vez por semana para poder limpiar, asearse y hasta lavar su ropa, "aunque yo lavo en casa de mi suegra. Esta situación es horrible", narró Janeth Flores. 

Gran parte de la población que ahí habita son adultos mayores y las casas son de dos pisos por lo que deben subir escaleras con tobos llenos con agua para poder asear esa parte de la vivienda. 

Texto y fotos: CIS





Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top