Foto cortesia
























Miles de manifestantes en Managua y otras ciudades de Nicaragua pidieron hoy pacíficamente la salida del poder del presidente Daniel Ortega y su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, a los que acusaron de represión y violación de los derechos humanos en sus 11 años al frente del país.
”Que se vaya el dictador”, “Los muertos no dialogan”, “No te tenemos miedo”, y “Daniel te queremos fuera”, se leía en algunas de las pancartas de la manifestación en Managua, la más multitudinaria que se recuerda en décadas en el país centroamericano
 Una mujer toma un micrófono para gritar arengas durante una gran manifestación contra el Gobierno del presidente Daniel Ortega (Jorge Torres / EFE)
 
Decenas de miles de personas participan en una gran manifestación contra el Gobierno del presidente Daniel Ortega (Jorge Torres / EFE)
La marcha en la capital ocupó unos 7 kilómetros de calles y tuvo lugar en el sexto día de manifestaciones callejeras que estallaron por una reforma de la seguridad social, que en muchos casos degeneraron en violencia con resultado de muertos a tiros, entre ellos un periodista que transmitía en vivo el sábado.

Organizaciones humanitarias han cifrado en al menos 27 los muertos y en casi 500 los heridos, mientras que el Gobierno informó el viernes pasado de 10 fallecidos.
”¡No eran asesinos, eran estudiantes!”, era una de las consignas de los manifestantes, que acusan de la violencia desatada en las protestas a las fuerzas de choque del Gobierno, conocidas como “turbas” que, aseguran, actuaron con el apoyo de la Policía.
”Es una oportunidad para nosotros para poder salir adelante, ya estamos hartos de esto. No queremos más dictadura, Nicaragua libre”, respondió Emerson Velázques a Efe al preguntarle por qué marchaba este lunes en Managua.

Frente a las críticas del Gobierno, que estos días ha llamado “minúsculos”, “vampiros” y violentos a los manifestantes, en la marcha de hoy no se registraron incidentes violentos.
A lo largo de los últimos días, el oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) vio cómo perdía el apoyo incondicional que había recibido históricamente de bastiones como la ciudad de León, el barrio Monimbó en Masaya, universidades públicas, excombatientes del Ejército Popular Sandinista, y madres de excombatientes.
Y en las redes sociales, mientras el júbilo de las manifestaciones contra Ortega marca tendencia, los seguidores del presidente, que este lunes no salieron a las calles, envían mensajes como “esta historia no ha terminado. 








La Vanguardia


Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top