La liberación del ciudadano estadounidense Josua Holt, preso en Venezuela desde 2016, acusado de espía y conspirador, se negociaba desde hace meses en reuniones secretas (en un canal secundario o backchannel) entre representantes de EEUU y autoridades venezolanas y en las que estuvo involucrado hasta el gobierno de Cuba.
Aunque el senador republicano Bob Corker selló el acuerdo en unas pocas horas en Caracas, el impulso para asegurar la liberación de Holt comenzó meses antes por Caleb McCarry, el principal asesor de política de América Latina de Corker, según el trabajo de los periodistas Joshua Goodman y Mathew Lee para  la agencia de noticias AP.
McCarry viajó en secreto a Venezuela en febrero para hablar sobre Holt con el presidente Nicolás Maduro y la primera dama Cilia Flores. La embajada de EEUU se mantuvo a distancia, por temor a descarrilar las conversaciones, aunque la iniciativa fue respaldada por el subsecretario de Estado Thomas Shannon, que también conoce a Maduro de sus días como oficial político en Caracas al comienzo del gobierno de Hugo Chávez, dijeron varios altos funcionarios estadounidenses.

La contraparte de McCarry durante las delicadas conversaciones fue Rafael Lacava, el gobernador de Carabobo. Poco después de la visita de McCarry, Lacava viajó a Washington en marzo para hablar con varios legisladores, entre ellos el senador Corker, el senador Jeff Flake, republicano de Arizona, y el representante Ed Royce, republicano de California, según varios funcionarios de los EEUU, quienes pidieron a AP mantener su nombre en reserva.
Sin embargo, después de que la visita de Lacava fue filtrada por el senador Marco Rubio, el gobierno de Donald Trump se negó a reunirse con el enviado de Maduro. Rubio advirtió que Lacava, supuestamente estuvo involucrado en lavado de dinero, haciéndolo demasiado tóxico para la Casa Blanca.
Holt, de la religión mormona, había venido a Venezuela en 2016 a casarse con Thamara Caleno, quien esperaba su visa para irse con él a EEUU. Sin embargo, fueron arrestados los dos en Ciudad Caribia acusados de formar parte de una conspiración contra el gobierno.

La ministra de Asuntos Penitenciarios, Iris Varela, aseguró que Holt era un espía de la CIA y que por ello el interés de EEUU por liberarlo, a pesar de que en el país hay otros prisioneros de nacionalidad estadounidense.
AP asegura que en marzo se especulaba que el gobierno de Maduro exigía un intercambio de prisioneros en el que se verían beneficiados los dos sobrinos de Cilia Flores, primera dama y constituyente, quienes  fueron condenados en Nueva York por narcotráfico. Las versiones surgieron después de que se supo que  un magnate venezolano vinculado con el gobierno estaba pagando los honorarios legales de Holt, así como los de los sobrinos de Flores.
Tampoco implicaría la flexibilización o eliminación de las sanciones. El Secretario de Estado Mike Pompeo, mientras daba la bienvenida a la liberación de Holt, enfatizó que “la política de Estados Unidos hacia Venezuela permanece sin cambios. Estados Unidos se mantiene firme en apoyo del pueblo venezolano y sus esfuerzos por volver a la democracia”.

Las conversaciones para liberar a Holt fueron alentadas por Pompeo, quien se reunió en privado con Corker el jueves por la mañana y afinó los detalles del viaje del senador. AP agrega que el gobierno de Cuba también ayudó a presionar tanto a Maduro como al ex presidente español José Luis Rodríguez Zapatero, dijo un funcionario.
Aún así, cuando Corker se fue a Caracas el viernes, aún no estaba claro si Maduro cumpliría su promesa de liberar a Holt, dijeron los funcionarios.
El sábado, se pudo ver a un radiante Lacava en un video subiendo al avión del gobierno venezolano que transportó a Holt a Washington con gafas de aviador y un traje oscuro. Caminó junto a la cámara gritando “¡Drácula en el ataque!” Y mostrando un signo de “V para la victoria”.



La Patilla 

Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top