Sin haberse recuperado del todo del devastador huracán Irma, Cuba enfrenta un nuevo desastre causado por la tormenta subtropical Alberto, cuyas lluvias han anegado la zona central de la isla provocando cuatro muertos y daños aún no calculados en las infraestructuras, la vivienda y los cultivos.
Las provincias de Cienfuegos, Sancti Spíritus y Villa Clara, en el centro de la isla, se han llevado la peor parte de las inundaciones causadas por la tormenta durante tres días de cuantiosas lluvias que han provocado cortes de comunicaciones y la evacuación de miles de personas, reseña EFE.
Las escenas de las últimas jornadas han recordado el rastro de destrucción dejado en septiembre pasado por Irma, un ciclón de fuerza mayor que arrasó el litoral norte de la isla y dejó daños materiales por más de 13.000 millones de dólares, además de diez muertos y a miles de cubanos sin hogar.
En Villa Clara han sido desplazadas a lugares seguros entre albergues, centros de evacuación y casas de allegados más de 24.000 personas; en Cienfuegos han sido evacuados 9.000 vecinos; en Sancti Spíritus son 15.000 y en Matanzas, unas 6.000, según medios estatales
La crecida de los ríos y el rebalse de las presas dejó hasta a 78 comunidades aisladas por inundaciones, rotura de viales e incluso provocó el colapso de parte de un puente sobre el río Zaza, en Sancti Spíritus.
Aunque todavía no se conocen las cifras definitivas, por el momento se han reportado daños en 544 viviendas de las zonas afectadas, de las que 84 se encuentran en estado de derrumbe total.
Casi 44.000 viviendas se encuentran sin electricidad y se han registrado interrupciones en la telefonía fija.
El agua ha afectado a unas 7.000 hectáreas de cultivos en las provincias centrales, donde se concentra buena parte de la producción hortofrutícola de la isla; las plantaciones de maíz, yuca, frijol, arroz y boniato se encuentran entre las más dañadas.
Además, las inéditas precipitaciones asociadas a la tormenta ocurrieron con buena parte de las represas del país casi al límite de su capacidad debido a las lluvias de todo el mes de mayo, lo que ha obligado a desembalsar agua para evitar males mayores.
De los 242 embalses del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH) hay 110 “aliviando” y el promedio de llenado es del 87,4 %, aunque los de las zonas central y occidental están muy por encima de ese porcentaje.
En cuanto al abasto de agua potable, las autoridades indicaron que se trabaja con el Ministerio de Salud Pública para garantizar la calidad del líquido, y se distribuirán a la población productos químicos para potabilizarla.
EFE

Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top