Cuatro cadáveres de los asesinados en la reyerta del jueves en la Comunidad Penitenciaria Fénix, que aún no han sido reconocido por sus familiares, iban a ser enterrados en bolsas de plástico y en fosas comunes pero Cáritas de Lara, donó las urnas "para que recibieran sepultura como debe ser y con dignidad", explicó el padre Omar Gutiérrez, presidente de la ONG. 

Refirió que las urnas pueden costar hasta 40 millones de bolívares, la más económica por lo que incluso, "familiares de los demás muertos, tuvieron que vender sus enseres como televisores, neveras, cocinas para unir el dinero y poder pagar". 

Algunas de las víctimas son de otras regiones, por lo que los allegados, cancelaron hasta 200 millones de bolívares para llevárselo a su tierra natal. 


Desnutrición hasta en las cárceles

La malnutrición que afecta a muchas personas en Venezuela también se extiende a las cárceles, así lo denunció Gutiérrez quien además comentó que hay enfermedades contagiosas no sólo en las cárceles grandes sino en los calabozos más pequeños que sirven de retención pero que ahora tienen hacinamiento. 

Texto y fotos: Carlos Iván Suárez

Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top