Las compañías petroleras europeas y estadounidenses asociadas con la estatal Pdvsa en Venezuela ordenaron a sus ejecutivos locales abstenerse de firmar contratos u otros documentos redactados bajo los polémicos poderes extraordinarios que el presidente Nicolás Maduro otorgó al ministro de Petróleo, M/G Manuel Quevedo bajo el decreto número 3.368, de fecha 12 de abril.
Según dos abogados vinculados a las firmas, las compañías son cautelosas de comprometerse con los contratos a raíz del reciente arresto de dos ejecutivos locales de Chevron que se negaron a firmar un acuerdo de compra que consideraron cuestionable porque se adjudicó sin un proceso de licitación, y tenía un precio superior al del mercado, publicó la agencia especializada  Argus Media. 
La renuencia de las compañías a firmar contratos que potencialmente contravengan las normas internas de sus gobiernos corporativos es probable que erosionen aún más la producción de crudo de Venezuela, particularmente la producción asociada con las operaciones clave de mejoramiento y mezcla de crudo pesado.
Gran parte de la infraestructura de Pdvsa, incluidas las refinerías y la logística, ya no funciona de manera confiable debido a la falta crónica de inversiones.
Las compañías que han ordenado a sus empleados que eviten firmar futuros contratos incluyen a la francesa Total, Statoil de Noruega, Repsol de España, Eni de Italia y Chevron de Estados Unidos. Las llamadas a las oficinas locales de estas compañías no fueron devueltas.
No está claro si los socios estratégicos más importantes de Pdsa -la estatal rusa Rosneft y la estatal china CNPC– han emitido directivas similares a sus ejecutivos locales. El principal activo venezolano de Rosneft es una participación de 40% en el proyecto de modernización de crudo pesado PetroMonagas de 140.000 b / d. La CNPC, tiene el 40% en la empresa de mezclas de crudos Sinovensa de 130,000 b / d. Pdvsa posee intereses del 60% en ambos proyectos.
Según el decreto, Manuel Quevedo, un militar sin experiencia previa en la industria petrolera, tiene amplias facultades para adjudicar directamente contratos relacionados con la adquisición de bienes y servicios; con proyectos de infraestructura; con importaciones de crudo, diluyentes y otros productos; con el fletamento de buques petroleros y otras transacciones petroleras comerciales y financieras.
Los socios extranjeros de Pdvsa en Venezuela no pueden arriesgarse a firmar documentos basados en las facultades presidenciales de Quevedo para adjudicar licitaciones y contratos de infraestructura que posteriormente muestran precios inflados o favoritismos para compañías específicas propiedad de parientes y asociados de Pdvsa o funcionarios del gobierno, dijo uno de los abogados a Argus Media.
Críticos locales de la autoridad imperial que Maduro le concedió a Quevedo citan el arresto de los ejecutivos de Chevron como evidencia de que Pdvsa está ignorando las normas internas de gobierno corporativo, transparencia de adquisiciones y leyes antisoborno que podrían exponer a ejecutivos de empresas extranjeras y sus empleadores a enjuiciamiento criminal en los EEUU y Europa
El contrato que provocó el arresto de los empleados de Chevron se asoció con el proyecto de mejora de PetroPiar, en el que la firma estadounidense tiene una participación de 30%.









La Patilla

Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top