Foto  Referencial 

El 17 de mayo se registró un motín en la Comunidad Penitenciaria de Fénix Lara, que dejó como saldo la cantidad de once personas fallecidas, dos custodios penitenciarios y nueve reos. 
A raíz del motín fueron desalojadas las mujeres del penal, un total de 258 privadas de libertad fueron trasladas hasta el Centro Penitenciario David Viloria, mejor conocido como Uribana, recinto que  está a metros, también ubicado al norte de Barquisimeto. Ellas al salir de sus celdas lo hicieron con sus pertenencias personales, sus uniformes, colchonetas y fueron instaladas en un galpón que están detrás del anexo femenino del David Viloria. 
Comenzaron a pasar los días y con ellos han llegado las penurias para estás mujeres, porque según denuncias que hacen llegar los familiares de las internas al Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP), las mismas están siendo maltratadas dentro del galpón, aseguran que mujeres miembros del Grupo de Respuesta Inmediata de Custodia (GRIC) en especial la jefa de dicho grupo han descargado la ira de haber perdido a un compañero contra ellas. 
Denuncian las madres y hermanas que las presas están recibiendo dos comidas, almuerzo y cena, obviando el alimento más importante que es el desayuno, no las dejan salir a tomar el sol, las sacan desde las 4 de la tarde hasta las 8 de la noche hacia la parte de atrás para hacer orden cerrado, sin tomar en cuenta que hay personas mayores, al menos cinco detenidas que sufren de convulsiones y son personas medicadas, así como otras enfermas de los riñones. Pasaron aproximadamente cinco días que no les permitieron ni bañarse, aseguran los familiares. 
Así mismo señalaron que las funcionarias del GRIC han golpeado a algunas, las insultas y las despojaron de todas sus pertenencias, dejándolas solo con el uniforme que cargan puesto, dicha situación la supieron a través de otras internas del Viloria, las madres y hermanas están angustiadas porque en 18 días no han permitido ni una llamada para ellas, piden que les permitan al menos una visita para constatar el estado en el que están. 
“Nosotras estamos desesperadas queremos tener noticias de ellas, no es lo mismo que lleguemos a la puerta y nos digan que están bien a verlas y conversar con ellas. Sumado a esto las dejan sin colchonetas, durmiendo en el piso, sin uniforme, esto es otro gasto para nosotros los familiares, porque el Ministerio no les da nada”, denuncia una de las madres. 
Aseguran el grupo de mujeres que desde el Ministerio de Servicio Penitenciario no reciben ayuda para los uniformes que piden para la permanencia de las mujeres en el penal.  
Sin actividad y hacinadas 
Las madres de las privadas de libertad de Fénix aprovechan para denunciar ante la OVP que en el mes de diciembre del 2017 cuando se originó otro motín al menos 300 mujeres fueron trasladadas a diversos penales del país, luego de tantas luchas lograron trasladarlas a casi todas y ser devueltas al penal del estado donde tienen la causa. Las instalaron en el anexo 1 cuando antes estaban distribuidas por dos anexos, el otro lo dejaron para reos (homosexuales), sumado a ello, llegaron del Viloria al menos 60 mujeres que son procesadas que no deben estar con las penadas y ahora por celda hay entre siete y ocho mujeres, cuando la capacidad es para cuatro personas, teniendo que dormir en el piso el restante. 
Comunican que desde hace tiempo les suspendieron las actividades recreativas, culturales, así como las laborales, donde hacen trabajos de manualidades, carpintería entre otros, “como remiden, si ellos mismos les violan los derechos; se supone que estos penales son para formar el hombre y la mujer nueva y lo que hacen es fomentar el ocio y encerrarlas y maltratarlas” señala un familiar. A la misma vez relata que durante las visitas clausuraron los baños para los familiares, teniendo que acudir a espacios abiertos fuera del área de visita o improvisar con un tobo porque a la visita acuden madres muchas ancianas e indica que ahora los padres y hermanos no pueden verlas, que en caso que deseen hacerlo deben cambiar la data entre los padres, lo que significa que si la madre le da el pase al padre, ella debe pasar seis meses sin ver a su ser querido, hasta que tengan derecho nuevamente de cambiar la data. 
Los familiares exigen a la Defensoría del Pueblo del estado Lara a la Fiscalía 13 con competencia en Asuntos Penitenciarios que inspecciones las condiciones en las que se encuentran las privadas de libertad de Fénix y a su vez que aquellas procesadas que están en dicho penal creado para penados, sean devueltas al David Viloria, lugar donde les corresponder estar.
El Centro Penitenciario David Viloria, que funcionó bajo el nombre de Centro Penitenciario de la Región Centro Occidental, conocido como Uribana desde el 2 de febrero del 2007 goza de medidas provisionales emitidas por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, la cual está vigente y aunque el penal fue desalojado y reinaugurado su medida permanece, en ella se expresa que  “las medidas provisionales que sean necesarias y efectivas para evitar la pérdida de vidas y los daños a la integridad física, psíquica y moral de todas las personas que se encuentran privadas de libertad en la Cárcel de Uribana, de las personas que puedan ingresar en el futuro en calidad de internos al centro penitenciario, así como de quienes allí laboran y de quienes ingresen en calidad de visitantes”. Por lo tanto los maltratos y tratos crueles de los que están siendo víctimas las privadas de libertad serán notificados por el Observatorio Venezolano de Prisiones ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos. 





Prensa Observatorio Venezolano de Prisiones 

Publicar un comentario El Periódico de Lara

 
Top